Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~I´m with you [Oneshot/Minkey]~ Empty ~I´m with you [Oneshot/Minkey]~

Mensaje por jong_key_min el Vie Sep 26, 2014 1:18 pm

Título: I'm with you
Autor: JongKeyMin
Género: Oneshot/Angst
Parejas: Minkey
Nota: El fic está basado en la historia entre Hiroki y Usagi de Junjou Romantica (>w<). Gracias de antemano por leer. También, doy un agradecimiento especial a AC, que es la primera en leer lo que escribo =).


~I´m with you [Oneshot/Minkey]~ 24wrleg


Kim Kibum y Choi Minho eran personas muy distintas. Más de una persona se preguntaba cómo es que ellos dos eran amigos. Sería simple decir que  la razón se debía a que sus familias también lo eran, pero no fue así o al menos no fue tan fácil para ellos. A Kibum le enfermaba Minho porque parecía un chico demasiado serio, seco, sin expresiones, siempre acatando ordenes aunque sólo tuvieran 11 años. Y para Minho, Kibum era, solo un niño caprichoso.  

- Juega con él. Intenta hablarle por lo menos. Estaré en la sala. - le había dicho a Kibum su madrastra antes de casi aventarlo en el patio.

Kibum vio con cara aburrida a Minho. Para variar él estaba haciendo tarea, lo sabía porque aunque ambos no iban en el mismo grupo tenían los mismos libros. El chico suspiro pesadamente, si no hacía el intento estaría escuchando los regaños de esa mujer todo el fin de semana.

- ¿Puedo ayudarte? - Minho le pregunto ya que se había quedado pasmado viéndolo mientras se decidía a hablar con él.

- Ven.

Minho dejo sus libros y siguió a Kibum hasta una parte de su jardinera, la enredadera cubría todo el enrejado.  Había un pequeño hueco perfecto para que pasaran.  El chico de mirada felina salió. Minho lo miró entre sorprendido y asustado.

- Ven. - Extendió la mano Kibum.

- ¿A dónde vamos?

- Eso no importa.

El chico de ojos grandes aún dudaba, pero en un momento de descuido Kibum lo jalo hacia el exterior. Corrieron hasta quedarse sin aliento, Minho nunca se había sentido tan emocionado en su vida. Llegaron hasta una casa a dos cuadras de la suya, era vieja y olía a humedad, parecía que iba a caerse a pedazos pero en realidad tenía cimientos muy fuertes, la reja del patio estaba oxidada. Entraron con cuidado al jardín y siguieron por la puerta trasera hasta llegar al último piso donde había un ático enorme. Ese era el lugar de Kibum:  había comida, algunos libros, una cámara fotográfica, unos binoculares y  una bolsa de dormir.

- ¿Acaso vives en este lugar?

Kibum rió.

- Claro que no. - Dijo respirando pausadamente - Esto es como…una casa del árbol.

Ahora el que reía era Minho, pero de pronto volvió a su habitual seriedad.

-  ¿Te imaginas que pasaría si alguien te descubriera? Tu madre, ¿sabe que vienes a este lugar? ¿Nadie te busca en tu casa? - El niño tenía muchas interrogantes.

- Escucha Minho. Nadie , absolutamente, sabe que estoy aquí, así que si alguien lo descubre sabré que fuiste tú  el que lo dijo. Desde ahora este es nuestro secreto y si te atreves a decir lo contrario, entonces yo te echaré la culpa a ti. -  El punto era sonar amenazante para el otro chico , sin embargo, Minho estaba encantado con la idea lo que desconcertaba totalmente al pequeño Kibum. - Si te preocupa, esa mujer tardará tres horas más o menos platicando con tu madre, no nos mandará a buscar hasta entonces, desde aquí se puede ver la sala de mi casa así que, no hay problema.  

- Esta bien, Key.

- ¿Key?

- Si, suena bien ¿verdad?. Hoy parece como si hubiera abierto muchas puertas, tú las abriste para mi …

Y en realidad, eso había pasado. En ese momento, Kibum  estaba muy feliz, no tenía amigos en la escuela, y había compartido todo eso con Minho  porque las tardes le empezaban a parecer tormentosas  quedándose encerrado  y no pudiendo salir hacía su 'casa del árbol'. Conocer a Minho fue sin duda, lo que necesitaba. El otro chico pensaba de la misma manera. Era hijo único, y sus padres eran personas muy estrictas con él, no habría podido saber nada de la vida si no hubiera conocido a Kibum.

Fueron 5 años, en que se quedaban en aquella casa o salían a pasear por la ciudad, cada vez yendo a lugares más variados, desde antros dónde iba gente 'fina' hasta los bares de peor reputación. Kibum fue siempre el de la iniciativa, era como decía  'comerse al mundo antes de ser devorados por él'. En ese entonces, los padres de Key peleaban cada vez más y el tenía mucha más urgencia que antes de salir de esa casa, a veces se escapaba durante las clases o en las noches,  el único que sabía de todo ello era Minho, por supuesto.

Su madrastra, en intentos desesperados por complacer al padre de Kibum, fingía preocuparse por él y su futuro y le contrato un instructor. El sujeto era simplemente aburrido, su tutor tenía apenas unos años más  que él , así que,  para variar, lo tendrían vigilado por las tardes. Le había pedido a Minho que lo acompañase en esas clases, aunque él no las necesitaba , porque al menos  con Minho ahí, no querría arrancarse la cabeza.

Pero entonces sucedió: Minho conoció a Shim Changmin. Nunca antes había visto a su amigo embelesado por alguien, en ese momento habría querido no conocerle tan  bien como lo hacía porque sabía que se había enamorado de ese tipo, y ese hecho le molesto más que cualquiera de las muchas cosas que lo hacían enojar.  Tal vez ese año era el que menos quería recordar.

- Key, no vayas con ese tipo... -  Minho lo sostenía del brazo, justo en la puerta trasera de la escuela.

- Minho, sabes muy bien que sé cuidarme.

- Tu padre regresa hoy de viaje. - Kibum se quedó pensando un momento: lo había olvidado por completo.

- Tienes razón… entonces vámonos juntos después de la escuela -  Minho bajo la mirada un poco y se paso la mano por el cabello.

- Lo siento, quede de verme con hyung en la tarde.

Ahora ya le hablaba con toda la familiaridad del mundo, sintió un ardor intenso en su interior.

- Bien, entonces nos vemos mañana.

- Dale saludos a tu padre de mi parte.

Kibum sonrió, sabía fingir muy bien. Ese día fue fatal: no sabía si le dolía más el hecho de saber que Minho prefería estar con Changmin o el imaginar que poco a poco se iría alejando de su lado. Fue cuando cayó en la cuenta,  su mejor amigo sería, sin duda, la única persona que necesitaba en su vida, lo quería, estaba seguro, no de la manera que se quiere a los amigos sino que lo amaba… amaba a Choi Minho.

- Él te gusta, ¿no es así? . Pregunto acostado en su cama, sin despegar la vista de la revista que tenía en las manos, como si fuera la cosa más normal del mundo.

Minho  dejo un momento el libro que leía.

- ¿Necesitas una respuesta?. - Dijo queriendo ocultar una sonrisa.

- Claro que no. - Respondió cómo si no le doliera. -¿Qué clase de amigo sería si no lo supiera? Eres tan predecible.

- Pero estoy consciente.

- ¿Consciente dices?

- Si, de que él no siente lo mismo que yo.

- ¿Vas a vivir con ello toda la vida?

- ¿Cómo sabes que no me enamoraré de alguien más?

- Porque te conozco Minho. - Esta vez su respuesta había sido más seria.

- Sólo quiero estar con él lo más que pueda. Me arriesgaré.

Era tan absurdo que ambos estuvieran pensando lo mismo. Kibum se levanto de la cama, y se sentó en el piso con Minho.

- Jamás haría algo cómo eso. Quiero que me amen de la misma manera en que yo amo a esa persona.

- Lo sé, esperar no va contigo Key.

- Me conoces bien, Choi.

Ese año, el chico de ojos grandes se había alejado un poco de su compañía. Lo aceptaría. Aceptaba que su amigo amará a Changmin y soportaba el tiempo que no se veían, aunque la tristeza se hiciera evidente…  

Minho empezó a tomar gusto por la administración, era un buen líder, una persona confiable y muy segura de sí misma lo mismo que Kibum, la pasión de él fue tomando forma en las fotografías que sacaba a diversos paisajes, cosa que no les agrado a sus padres, por lo que se había separado de ellos definitivamente.

Después de algunos años, ambos se habían independizado. Sus caminos, aunque distintos, aún seguían entrelazados, Minho no se había alejado en la magnitud que pensaba Kibum después de todo.

El nombre de Kim Kibum había comenzado a tomar renombre: su trabajo con la fotografía era hermoso. Durante la última exposición en Seúl había mostrado un trabajo impresionante, contrastaba las luces estridentes de la ciudad y pasajes tranquilos de bosques y zonas rurales, parques vacíos, lugares solitarios y las grandes plazas donde apenas y se podía caminar.  De alguna manera, en ello estaba representadas su personalidad y la de su amigo. Kibum era ese ruido de la ciudad pero Minho era, definitivamente, su momento de calma, dónde disfrutaba del sonido que generaba el silencio. No más gritos, ni música que rompía los oídos, ni choques de copas o voces que nunca lo dejaban, sólo la tranquilidad de su compañía ,  el sonido grave de su voz que era inconfundible en sus oídos…

Para Choi Minho, Kibum era la persona más directa que existía, si quería algo actuaba para conseguirlo, aunque  también seguía siendo el mismo niño caprichoso que había conocido hace 13 años. En la medida de lo posible, siempre lo acompaña a los festejos de sus exposiciones. Muchas personas se interesaban en Kibum, pero él no tomaba en serio a nadie. Minho en verdad deseaba que encontrara a la persona indicada para ser feliz: un deseo que jamás se cumpliría.
Key, como se dio a conocer en el mundo de la fotografía, odiaba que jugarán con él. Estaba acostumbrado a mandar en sus relaciones, pero Minho… él lo arruinaba todo. Era la única persona por la que podría renunciar a cualquier cosa.
Cuando Choi tenía eventos en la compañía para la que trabajaba, la mayoría de veces llamaba a Kibum para que lo acompañara y a pesar de que él siempre decía estar ocupado, llegaba al lugar a la hora acordaba.

- Sabía que no me abandonarías.

- Vine sólo porque me cancelaron.

- De cualquier manera, me alegra que estés aquí.- Sonrió de esa manera única que Key amaba con locura.

Parecía mentira que en 7 años no hubiera conseguido enamorarse de alguien más. Siempre pensó que un día amanecería con la persona correcta, pero hasta ahora seguía  la misma rutina: una mirada, una sonrisa, besos, caricias y él se iba al amanecer. Nunca había terminado con alguien en su propia casa, simplemente la persona que él esperaba no había aparecido e incluso dudaba que existiera. Hasta ahora se preguntaba si había hecho los intentos suficientes para borrar a Minho.

- ¿Nos vemos mañana? - Kibum estaba dejando su copa en la mesa del bar.

- En mi casa a las 10.

- ¿En serio te irás con ese tipo?

- No te pongas celoso.  

A veces se le olvidaba que con él que hablaba era Kibum, y a él no le importaba su opinión en absoluto.

El chico de mirada felina, caminaba por las calles de Seúl,  se sentía tan cansado… el sujeto con el que había salido, al final habían terminado rápidamente… el tipo quería volver a verlo, algo que al final le causo risa… nunca había salido con la misma persona más de una vez, él no sería la excepción. Encendió un cigarrillo, la noche era fresca y se le antojaba caminar… sin querer termino en el piso de Minho.

Las luces apagadas, de seguro se había ido a dormir temprano. Miro el reloj de su muñeca, aún no daban la una. Se detuvo un momento,  dos personas caminaban en su dirección. Iba a largarse de ese lugar, los extraños se acercaban, uno iba apoyándose en el otro. Observo bien, esos dos sujetos le parecían conocidos…

Nunca creyó ver a Minho borracho.

- Fue una suerte encontrarte.

- Tenía un compromiso cerca de aquí.

Subieron por el elevador hasta el piso de Minho.

- ¿Se puede saber a qué se debe la celebración?

Era molesto, el ladrón que le había robado a Minho, Changmin, no paraba de sonreír como idiota.

- Kibummie, me voy a casar.

La noticia cayó como bomba en sus oídos, ahora entendía el por qué del estado de Minho. ¿Cómo podía romper así el corazón de su amigo?

- ¿No es un poco pronto?, además yo no sabía que estuvieras saliendo con alguien… - preguntó  de manera casual.

- La conocí en el trabajo, fue como… amor a primera vista.

- No pensé que creyeras en eso.

- Algún día entenderás.

Kibum rió con sorna internamente.  Dejaron a Minho en su habitación, Changmin se había ido ya, se quedó rondando la sala de su amigo, había fotos… muchas fotos que él había sacado, el chico de ojos grandes las tenía todas.

- ¿ Se fue ya ? - la grave voz de su amigo se hizo presente.

- Hace un momento.

Minho se tiró en el sillón, se sostenía la cabeza como si le doliera mucho.

- Él… - la voz de Minho tembló.

- Me lo dijo ¿Cómo te sientes?

- Yo… nunca creí que podía doler así…

Minho recargo su cabeza en el hombro de Key y pudo sentir toda la tristeza que emitía.

Los días pasaban y él no podía soportar el ver a Minho de esa manera, de alguna forma seguía viendo a ese niño de 11 años que nunca sonreía, alguien vacío...

El antro estaba a reventar, ya había perdido la cuenta de cuántas copas se había tomado Choi, lo que realmente necesitaba era descargar todos los sentimientos que tenía por Changmin al igual que Kibum lo hacía con cada uno de sus encuentros nocturnos. En esos momentos lo decidió, iba ayudarle aunque él saldría perdiendo…

Kibum se lo llevó  de ese lugar, no había sido buena idea ir pero su amigo había insistido, ni una sola palabra salió de su boca  en todo el camino, su mirada tenía todos los sentimientos que de seguro había guardado por años. Choi era más alto que él, así que le costó un poco llevarlo hasta su departamento sin ayuda.

- Hagamos un experimento.  - Le dijo y enseguida lo recostó en la cama. Con cuidado colocó una venda sobre sus ojos, el alto se dejo hacer. Después de apretar la venda sobre la nuca del chico, hablo con una voz tan seductora que hizo dudar a Minho  de quién  era el que le hablaba.

- Por esta noche, el que está contigo es tu amado Changmin.

Acercó sus labios a la oreja de Minho y la mordió, recorrió su rostro hasta llegar a su boca. Esta vez no actuaba Kibum, el mejor amigo de Minho; sino, Key, la persona que lo amaba y al menos esa noche él sería correspondido. Desabrocho con cuidado los botones de la camisa del alto, nunca había estado tan nervioso… sus manos entorpecían de vez en cuando al acariciarle el rostro. Sus labios repartían besos por el largo cuello , se había posicionado encima de él pero Minho no reaccionaba. Su temperatura aumentaba y llego a esos labios que anhelaba probar, quería recordar cada detalle de ellos, los besó lentamente…

- Te amo - dijo sin siquiera pensar.

Minho se incorporo, paso sus dedos por el sedoso cabello de Key: El tiempo se detuvo, su tacto, ese gesto era el momento más precioso que recordaría toda su vida, sus ojos se dilataron y sus labios se entreabrieron.  Las manos de Choi bajaron hasta el cuello de Kibum, los labios  del alto temblaban,  beso su cuello y en un momento habían cambiado de posiciones. Minho apretó con algo de fuerza las muñecas de Kibum, sus rodillas hacían un poco de presión en los costados, Minho respiraba entrecortadamente. Bajo el rostro para susurrar en los labios de su amigo:

- Hyung… repítelo… dímelo otra vez… - Algunas lágrimas cayeron debajo de la venda. Minho en verdad estaba imaginando a Changmin.

Kibum volteó el rostro…

- Te amo Minho… - Dijo con la voz un poco apagada.

Minho  enterró el rostro en el cuello de Kibum, él le brindó esa sensación cálida que estuvo esperando por siempre. Sin embargo, todo era una mentira…

El alto sollozo un poco, soltó  poco a poco las muñecas de 'Changmin',  volvieron a incorporarse en la cama. Choi lo tomo del rostro y lo beso con profundidad y desesperación, justo como se sentía Kibum por lo que le respondió con la misma urgencia, hasta quedarse sin aliento… Aún estando de esa manera, tan cerca de él… Minho era inalcanzable…

Era una sentencia con la que Key cargaría toda su vida: Nunca podría enamorarse de alguien más.

Choi dormía. Kibum se había vestido ya. Dejo una nota en el buro junto con ropa limpia:

'Cierra con llave cuando te vayas. Nos vemos en la noche'

Llego hasta el vecindario donde solía vivir con sus padres. La casa que uso en su niñez, aún seguía en pie: al parecer alguien la había comprado, la estaban restaurando, se alegro por ello. Se sentó en la banqueta y encendió otro cigarro, estaba algo ansioso, agotado, acabado...  En verdad lo deseaba… deseaba que Minho pudiera amarlo…  

Respiro profundamente el aire ligero de la madrugada y un recuerdo olvidado regreso a su mente:

Era la primera vez que Minho se quedaba a pasar la noche en su casa. Por la noche, habían salido sigilosos para dormir en su lugar preferido, finas gotas habían caído durante todo su recorrido y ellos corrían para no mojarse más de la cuenta, Key había tomado de la mano a Minho para guiarlo . El chico felino había conseguido un colchón viejo para su nuevo huésped, ambos se recostaron en el,  respiraron de nuevo. De pronto Minho comenzó a reír. Era la primera que Key escuchaba claramente su risa, se sintió complementado por él, era su compañero. ..

- Quiero estar siempre contigo Kibum - Y tomo la mano del chico para después dormir profundamente.

- Entonces yo estaré a tu lado Minho, me aseguraré de que no vuelvas a estar triste. Lo prometo.

El humo del cigarro inundo su vista, y lo devolvió al presente. Amanecería en cualquier momento.
Una lágrima rodó por su blanca mejilla.

- He cumplido mi promesa, ¿verdad, Minho?....  

-FIN-


jong_key_min
jong_key_min

Femenino

I ♥ Key
Mensajes 135

Volver arriba Ir abajo

~I´m with you [Oneshot/Minkey]~ Empty Re: ~I´m with you [Oneshot/Minkey]~

Mensaje por Lala KeyBum el Vie Nov 07, 2014 3:51 am

Es... ;_; Teodiojamo.(?)
Lala KeyBum
Lala KeyBum

Femenino

I ♥ KeyBum
Mensajes 57
http://secret-angel-kiss.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.