Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Bird [JongKey]

Mensaje por TsukiLov el Mar Jun 11, 2013 12:43 pm

Título: Bird
Autor:TsukiLov
Género: Romántico, fluff
Personajes: Key, Jonghyun, Taemin.
Notas : Oneshot para Sandía ~ :))




.* BIRD *.






El niño en su Cascaron.

Si te paras en medio de la banqueta mirando hacia el numero 239 de la calle birdcage encontraras una gran casa tres pisos tras unas rejas color oro extendiéndose alrededor de un inmenso jardín, veras el césped verde cubriendo cada pedacito de tierra, donde también hay una piscina a un lado, y hasta un parque de juegos propio con diversos colores en donde claro esta predomina el rosa, podría decirse que es una hermosa casa de ensueño ó quizás eso es lo que tú pensarías al pasar por ahí, pero eso es porque en realidad nadie sabe qué es lo que se esconde detrás de ese hermoso mundo hecho por padres sobreprotectores.

Nadie sabía que ahí residía un niño cautivo, una pequeña ave apenas saliendo de su cascaron, un niño de cabellos dorados, ojos chocolate afilados y con cierto tono gracioso al hablar, un niño muy inteligente debería decirse pues a la temprana edad de 9 años aprendió la raíz cuadrada por su cuenta y que tras tantas paredes con hojas y pastas duras ya había leído 30 novelas distintas- más de 3 veces cada una-

¿Su nombre?

Kim Kibum

Un niño que encontraría algo más maravillo fuera de aquellas paredes blancas, detrás del inmenso jardín… a través de las rejas doradas.

Sus padres lo educaban en casa, durante toda su vida le dijeron que lo que había detrás de esas puertas dobles de la entrada no era nada bueno, que la única felicidad de la que se debería preocupar estaban entre esas cuatro paredes, dentro de las rejas y Kibum creyó firmemente en sus palabras… porque ellos eran más grandes y mucho mas inteligentes.

Su único amigo…Kim Taemin. Un año menor que él y por supuesto su primo de sangre; Kibum tenía un pequeño desperfecto en la vida que debería dibujarse absolutamente perfecta, él aun no había socializado antes con niños de su edad a excepción claro esta de Taemin.

Podría decirse que todo alrededor de su vida, lo que él creía que existía y lo que podía ver solo residía en su cabeza, en su imaginación… con las miles de historias que ya había leído e infinidades de situaciones que se había creado, todo dibujado pulcramente con tinta negra en una hoja de papel en su mente.

El pequeño rubio a sus trece años de edad, mientras comían pastel encima de su escritorio… escucho un pequeño secreto o mejor dicho le confesaron uno.

- Bummie-susurro el pequeño pelinegro mirando hacia arriba mientras mantenía la barbilla asentada en la mesa del escritorio en esa biblioteca-

- ¿Mmh?- el rubio le dio a entender que le había escuchado y esperaba que continuara con lo que sea que le quisiera decir-

- Sabes…- Taemin bajo la vista, doblo el cuello asentando su mejilla en la fría madera del escritorio y mirando hacia uno de los estantes- creo… creo que me gusta alguien.- confeso. Kibum dejo su libro caer sorpresivamente al piso y miro asustado a su primo.

- ¿Co-como?- Kibum tenía esa idea en su cabeza, habían como 15 libros diferentes con historias de amor, pero como su generó favorito era la fantasía, dudaba mucho que algo real tuviera que ver con hadas madrinas o hechizos de amor, miro sus ojitos esconderse detrás de sus flecos azabaches y pintar sus mejillas con leve tono carmín-

- Es alguien de mi escuela, es muy bonita y dulce – confeso entre tartamudeo el menor -

Esa conversación que llego a prolongarse hasta la noche despertó la duda en Kibum, apenas cumplía los 13 años de edad y en cualquier chico de su edad ya debería haber experimentado su primer amor… pero para él había sido imposible, lo más cercano a ese sentimiento fue su encaprichamiento por la doncella de cabellera larga llamada Rapunzel, pero tristemente aquella hermosa chica, era solo un personaje ficticio.

No era amor.

-[4]*[8]-


Sus afilados ojos miraban por la ventana, admirando a lo lejos al sol ocultarse detrás de las casas de los suburbios. Dirigiendo sus pupilas marrones a los brillos que esta estrella desprendía sobre los techos de tejas, captando una imagen muy singular. Sus manos empujaron las ventanas haciendo al aire entrar triunfante, sus manos se apoyaron en el barandal y Kibum entrecerró los ojos para enfocarse más en esa pared de hermosos colores…. con un dibujo de la misma ciudad que veía frente a él, pero de alguna manera muchísimo más hermosa, eran colores alegres… era una ciudad con vida propia, un lugar donde hasta el viento era más limpio.

- ¡Wow!- sus ojos se abrieron emocionados y quedo prendido de aquella imagen instantáneamente.

La admiro hasta que el sol se oculto por completo y la noche bajo sus cortinas negras haciéndole imposible mirar ese hermoso paisaje pero… aun si ahora en las calles solo existieran las sombras de las personas al pasar, su vista se había quedado enganchada a esa misma dirección por unas horas más.


- Kibum a dormir- la puerta se abrió, la cabellera rubia de su madre se meció mientras caminaba hasta quedar a su lado, cerrándole las ventanas con seguro y corriendo sus cortinas.

- Mamá- vacilo un poco, el quería rogar que no le cierre la ventana, no deseaba eso pero… ella no lo escucharía. Solamente se quedo estático sobre sus pies dejando sus brazos caer en cada costado de su cuerpo –

- Bummie, hijo es hora de dormir- la señora lo tomo de los hombros y lo dirigió hasta su cama para hacer que se acueste y taparle con las cobijas.

Dicen que los pajaritos se duermen a penas se oculte el sol y Kibum no era la excepción.


Su corazón latía frenéticamente algo le decía que cambiaría su vida, pero aun no sabía de qué manera.

Kibum había terminado su última clase del día y apenas su padre le sacudió el cabello para dejarlo ir a su habitación, sus pies se movieron rápidamente corriendo por las escalera, brincado los escalones de dos en dos.

Tres meses hacían desde su descubrimiento y ese día mostraría un dibujo distinto, porque era miércoles y cada segundo miércoles había una nueva pintura en esa pared. Era sentir la emoción en cada imagen y la alegría volver a él. Solo necesitaba un poco de tiempo y desde su mente viviría en ese cuadro durante toda la tarde, fantaseando con todo tipo de emociones, sintiendo burbujas explotar en su interior.

Llego a la puerta color hueso de su habitación pero esta no abrió, seguramente la estaban limpiando. Tenía la emoción acumulada en su sangre así que desistió con el intento de abrirla y corrió hasta el cuarto de sus padres, se saco los zapatos rápidamente y paso por encima de la cama para llegar con más rapidez al balcón, empujo las puertas blancas buscando con la mirada la pared, hasta que lo encontró pero esta vez era un dibujo sombrío… hubo tantas veces que se maravillaba de la emoción de sus paisajes sin embargo así como sentía la alegría en sus pinturas coloridas, esta vez podía sentir la tristeza en él.

Sus ojos vagaron centímetro a centímetro captando la imagen y encogiendo su corazón, era un camino en medio de un bosque frío y gris… y en ese recorrido visual sus ojos vislumbraron una sombra rápida, pestañeo tres veces y miro con atención… ese brazo paso por uno de los arboles incompletos, vio sus ropas manchadas de pintura negra, el corazón de Kibum se detuvo.

¿Quién era él?


Hubo dos cosas que cambiaron desde ese día…. La primera es que Kibum no pudo dejar de pensar en ese misterioso artista, aquel que le había hecho vivir mil cosas en su imaginación gracias a sus pinturas y la segunda era que aquella pared después de ese día, no volvió a cambiar de color…

Ya no había más libertad ficticia para Kibum

-[9]+[23]-

El primer intento de vuelo.


Ese día era su cumpleaños número 15, su mamá lo levanto con una canción y un pastel entre sus delgadas manos. Una sonrisa se extendió por el rostro del cumpleañero al verla, dándole las gracias con tan solo ese gesto. La señora le beso una de sus mejillas y le felicito en voz alta.

Un “ feliz cumpleaños pajarito” quedo en el aire

- Mamá- tomo su tenedor y empezó a jugar con el pedazo de pan de su pequeño plato. – ¿va…va a venir Taemin?- pregunto presuroso intentando sonar lo más normal posible. La señora le miro directamente y Kibum pudo sentir la pesadez de sus ojos sobre su nuca.

- Si, en unas horas debe llegar- algo dentro de él se sintió con una carga menos, aunque los nervios aumentaron, metió un pedazo de pastel a su boca y degusto el postre.

¿Se había visto demasiado obvio?... esperaba que no, si no sus planes de pinta se irían al drenaje.

- Kibum- su madre le llamo toscamente.-

- ¿Mande?- el rubio trago un poco de saliva por miedo a ser descubierto-

- Tu padre dijo que te tendría una sorpresa cuando regrese– le sonrió aliviando el estomago revoltoso de su hijo. El chico asintió y su madre salió de su habitación-


Los pies aporreando el suelo, el alboroto de la madera al pasar corriendo y después el ruido de la puerta golpeándose contra la pared, se hizo presente dando paso a su invitado favorito.

- ¡KIBUM!- su rostro se giro mirando solo la sombra del pequeño chico antes de sentir su cuerpo contra el suelo-

- ¡Yah! Taemin- sus pies pataleaban sobre la silla, pero eso no detuvo las risas de su pequeño primo.

- ¡Feliz Cumpleaños!-el menor alzo su rostro con ayuda de sus dos delgados brazos y le planto un beso en los labios-

- ¡Taemin!- le empujo con ambas manos molesto y entonces el menor de los dos cayo del otro lado, estallando en risas- ¿Qué se supone que fue eso?- le miro ceñudo, la sonrisa del menor no fue borrada en ningún momento, ni siquiera cuando se dio cuenta que su pantalón estaba roto-

- Fue tu regalo de cumpleaños, tu primer beso- explico alegre, haciendo al rubio suspirar pesadamente, su primo podría llegar a ser demasiado extraño en algunas ocasiones-

- Pues no me gusto – le chillo, una risa mas por parte del menor y entonces se acerco hasta su mochila sacando una caja rosa-

- Feliz cumpleaños Bummie- le tendió el paquete con ambas manos y una sonrisa en los labios-

- Gracias-

Se cambiaron sus ropas y ambos optaron por usar colores neutros, deberían resaltar lo menos posible, esperaron pacientemente en la sala, escondidos detrás de los muebles… solo tenían una hora exacta antes de que alguien se diera cuenta de su ausencia, a las cuatro de la tarde la madre Kibum salía pero su papá llegaba a las cinco y media.

El tiempo estaba medido y tendrían que aprovecharlo de la mejor manera posible.

Los tacones resonaron por el pasillo y entonces una figura alargada apareció por el vestíbulo tomo su bolsa y reviso su celular antes de abrir la puerta. Los traviesos primos sostuvieron su respiración por el miedo a ser descubiertos. La puerta se azoto y en seguida se escucho el ruido del seguro puesto.

- ¿Se fue?-pregunto Kibum nervioso, el más pequeño de los dos gateo hasta la ventana más cercana y acecho por las cortinas. La señora salía en su coche y cerraba las rejas eléctricas.

- Ya se fue – el nerviosismo corrió por su cuerpo entero y se quedo congelado en su lugar.- ¿Kibum?... vamos- susurro el más pequeño, pero el rubio no respondía ¿estaría bien salir?-

- Yo …- titubeo

- Vamos- le jalo de su muñeca con fuerza y corrieron agachados por todo el inmenso jardín hasta la habitación de la ama de llaves, es la única que tenía una puerta propia para salir a la calle.

La puerta crujió al abrirse y Kibum trago saliva… era adrenalina pura por sus venas. Sus pies tocaron el pavimento por primera vez y un ataque de pánico le invadió por completo, su cuerpo era jalado por Taemin quien lo tomo de la mano para llevarlo hasta la estación del metro, su casa se hacía ver cada vez más lejana, se alejaba lentamente de la seguridad de su hogar y eso le hacía temblar de terror.

Nada fue como lo pensó, todo era completamente distinto… llegando al centro de la ciudad la gente pasaba por su lado empujándolo como si de un muñeco se tratase, durante unos minutos, una eternidad para el joven rubio, sus manos se soltaron siendo llevado por el mar de gente a un rincón desconocido, Kibum tenía miedo, sus pupilas se movían nerviosas y sus manos empezaban a sudar.

- Disculpe señor mi primo…- se acerco al borde de las lagrimas a un señor en traje.

- Tengo prisa- se volteo y le dejo con todas las palabras en la boca

La gente era antipática y grosera… se sentía completamente solo y perdido.

- ¡Kibum!

La voz de su pariente entre al otro lado de la calle pero aun así no pudo moverse para llegar a él.

Ese era el mundo real fuera de su jaula

Su cuerpo seguía siendo arrastrado y se desesperaba cada que perdía de vista esa cabellera color azabache.

- Tae…- su muñeca fue jalada sorpresivamente y le hicieron golpear su rostro contra un cuerpo cálido y con un ligero olor a vainilla.-

Thumb, thumb…thumb, thumb

- ¿Estás bien? Deberías tener más cuidado antes de cruzar la calle-la respiración de Kibum era irregular, pero aun si su corazón bombeaba ruidosamente dentro de su pecho, solo podía poner atención al ruido del corazón ajeno.

- Kibum perdóname- su primo llego agitado a su lado encontrándolo con la mirada perdida - ¿Kibum?-

¿Quién era él? Ese fue su primer encuentro con el destino, pero para su mala suerte el aturdimiento le nublo los sentidos y lo único que le quedo fue el recuerdo de la calidez de aquel cuerpo contra el suyo y el sonido melódico de su voz.


-[4]*[8]-


Taemin se había empezado a preocupar, después de ese incidente, Kibum había cambiado bastante, pudo verlo desde el inicio como su actitud era muy confusa ya no era el mismo chico que le pegaba cada que le hacia una broma y los ruidos excesivos que hacia al entrar, ahora podía verlo perderse en sus pensamientos durante horas y después de mucho mirar hacia un solo sitio vislumbraba una sonrisa apenas perceptible entre sus rosados labios acompañado con un ligero brillo en el centro de su pupila, pero sin embargo no fue algo que durara mucho pues ese tipo de comportamiento fue cambiando, dejando ahora un pequeño fruncimiento entre sus cejas y una mirada triste hacia la alfombra.

¿La razón? La desconocía por completo, cada que le preguntaba qué era lo que le molestaba, su primo le sonreía falsamente y dejaba un “nada” en el aire.


- ¡KIBUM!- aporreo ambas manos sobre sus piernas llamando la atención del rubio.

- ¿Qué sucede?- su primo soplo su flecho frustrado antes de contestar-

- Eso mismo te vengo preguntando desde hace semanas- vio su rostro confundido que al captar el mensaje fue remplazado de nuevo por una sonrisa falsa.

- No es nada Minnie- intento tranquilizar al pelinegro pero este solo se levanto rodando los ojos y caminando hasta la ventana.

- Nada, nada, nada, solo eso dices- empujo con fuerza ambos marcos y asentó sus codos sobre el barandal.-

- Es que… -el primo menor se quedo en silencio esperando a que continuara- realmente…- los pequeños ojos del menor se abrieron de par en par.

- ¡Ki… ki… kibum! – corrió hasta la cama y lo jalo del brazo eufórico- ¡Mira!

Y ese sentimiento volvió a él, sintió los ojos cosquillar entre las orillas y se obligo a respirar fuertemente para no olvidarse de hacerlo.

- Volvió…


-[4]*[8]-

Desplegando alas.


Aun no sabe exactamente cómo es que llego ahí, quizás es por ese sentimiento tortuoso que le oprimía levemente el pecho cada que los flashes de su primera salida le disparaban en sus recuerdos o tal vez fue la euforia de poder recuperar parte de su ser al volver a ver ese mural de nuevo, no… quizás fue por el color azul en diversas tonalidades que pintaban un cielo raso con unas nubes blancas y sombras purpuras en el mural lo que le dio el valor.

Pero sea como sea, ahora solo podía verse a sí mismo parado a lado de una cafetería con un ligero temblor entre las manos por el espacio que se extendía a su alrededor y por los fuertes ruidos de la ciudad.

Era una nueva rutina que se había creado, dos veces a la semana el tomaba el mismo metro en el que su primo lo subió y bajaba en la misma estación para terminar de pie durante treinta minutos, en el mismo lugar donde se perdió…. O mejor dicho donde lo encontró.

Porque a pesar del nerviosismo que le causaba el tener que abandonar la seguridad de su hogar era mucho más asfixiante el sentimiento amargo que ahora se instalaba en su corazón.

El miraba a la gente pasar fijando su vista con intensidad a las personas que vestían con tonos oscuros, esperando por alguna clase de iluminación que le hiciera creer que era esa persona la que estaba buscando.

Pero las cosas no son tan fáciles como en los cuentos de hadas…

No sales en la búsqueda de la joya mágica y la encuentras en la tercera página… ¡oh! no, las cosas no eran así.

Kibum siguió con aquella rutina durante los siguientes cinco meses, recibiendo muy pronto… el gélido saludo del otoño, combinado con la decepción creciente en su interior.

Sin embargo cuando estaba a punto de darse por vencido, solo basto abrir las ventanas y mirar hacia a lo lejos, para sentir su corazón palpitar con emoción, empapando su interior con pinceladas amarillas y naranjas, no sabía ni la razón del porque un simple dibujo de dos personas sentadas alrededor de las flores le hacía querer llorar.

Pintándole el valor una vez más.


-[9]+[23]-

- ¿Por qué haces esto? –ese era un día muy frío, Taemin había ido a visitar a su primo pero para su sorpresa ni su visita detuvo a ese rubio de su salida rutinaria, dos meses más habían pasado y Taemin se preocupaba cada vez más por la nueva actitud del mayor. –volvamos ¿si?- le rogo pero Kibum no le prestó atención.

- Tae…- sus mejillas teñidas de un rojo carmesí gracias a la brisa helada que golpeaba a su rostro porcelana.-

- Vamos Bummie, no creo que vuelvas a encontrar a esa persona aquí, realmente Seúl es muy grande-

- Pero yo sé…-Kibum quería creer firmemente en que las cosas jugarían a su favor, era demasiado creyente de la palabra “destino”.

- Bummie…- le berreo- tengo mucho frio– una mirada filosa le corrió el rostro y el pelinegro comprendió que no lograría nada.


Nunca creyó poder sentirse defraudado, nunca había conocido el sentimiento de la traición, nunca… realmente nunca sintió la decepción como ese día…

La persona en la que más confío… jugó con cartas negras y lo delato.

Taemin había hablado.

Le contó a su madre lo que en secreto hacia su primo Kibum, aunque eso significara delatarse a sí mismo, el menor estaba muy preocupado por primo, pero a Kibum eso le supo a traición.

La señora Kim le giro la cara con una bofetada al chico de cabello azabache dejando a en su rostro imprenta su mano en rojo carmín, prohibiéndole entrar nuevamente a su casa hasta nuevo aviso y después se doblo la seguridad en la jaula de Kibum.

Ese fue el día más amargo en los 15 cortos años de la vida de Kibum.

Sintiendo la impotencia clavarse con sus uñas en las palmas de sus manos y escurrir por su felinos ojos en forma de cascada.

Al pajarito le pusieron oro en los barrotes para hacer más hermosa su jaula, pero aun así… seguía siendo una jaula.




-[4]*[8]-

Mordía sus labios al mirar desde los cristales… unos dorados barrotes ahora obstruían sus ventana, había perdonado a su primo después de ver el trato que recibió al delatarlo, si sintió traicionado pero eso no podría cambiar el hecho de que quería mucho a su primo pues también era su mejor amigo y también comprendía lo que sentía, por eso aun si no dejaban a Taemin cruzar por el umbral de sus puertas Kibum durante las noches se escabullía y marcaba unos números familiares desde el teléfono de casa para esconderse en el armario de los abrigos y platicar un poco con el menor. Ya ni podía ni contar las veces que este le pidió perdón.

Kibum ceno sin mirar a su madre directamente, mastico sus verduras diligentemente y trago de los jugos energéticos que le preparaban diariamente para mantenerlo saludable, pero aun así el se hallaba ausente, arrastraba los pies por los pasillos y suspiraba a cada rato, sintiéndose perdido.

Las lecciones con sus maestros particulares se volvieron más constantes pero aun así el hacia sus tareas sin chistar.

Una mañana justo después de abrir los ojos, la ansiedad le embargo en cuestión de segundos, el presentimiento de que algo… algo… iba a pasar…

Mordió sus uñas durante sus lecciones, aplasto sus labios entre ellos con nerviosismo a la hora del almuerzo, y aun si intento distraerse con alguna otra actividad aquella sensación de ansiedad siguió palpitando en su interior.

Frustrado subió las escaleras y al entrar a su cuarto se arrojo contra el colchón pataleando con fuerza al aire, una almohada cubrió su rostro y tras un grito de coraje, su mente giro entre varios pensamientos sin dar con algo en realidad.

Ningún tipo de explicación.

Dos semanas enteras sin haber salido de su jaula…

Sus ojos se abrieron encontrándolo con una habitación a oscuras, viro su rostro al buro, mirando fijamente los números rojos del reloj, eran las 5:30 am...

Su cuerpo le pidió levantarse y mirar hacia afuera en búsqueda de algún rayo de sol, pero no fue hasta después de una hora que la ciudad empezó a bañarse con el ligero tono entre azul pálido y amarillo brillante, apoyo la frente al frío cristal y le soplo a este empañando el cristal con su aliento, pinto su nombre en el distraídamente y no fue hasta entonces que se fijo en aquella figura.

La escena de años atrás se repitió como un deja vú… el brazo de aquel chico pintando en una esquina un edificio…

Kibum quedo estático intentando buscar algo de razonamiento en su mente, pero nada….

Simplemente se hallaba ahí parado con los ojos muy abiertos y las piernas temblándole como gelatinas…

Kibum se vio a si mismo….

Kibum vio a un chico de cabellos rubios parado junto a una cafetería en esa pintura…con la diferencia de que tenía unas pequeñas alitas amarillas escondiéndose a sus costados, como un pajarito temeroso de volar lejos.

El pecho vibrándole con regocijo y desesperación al mismo tiempo.

Ese era él.


-[9]+[23]-

Libertad Con Otras Palabras


Corría un gran riesgo, era posible que ni siquiera logre llegar fuera de las paredes de su casa pero no creía que perdiera algo, Kibum fingió su día como cualquier otro, ocultando el hecho de que su mente maquina y evaluaba las opciones de poder salir de ahí de nuevo, de asegurarse por completo de mirar a esa persona una vez más.

Dejo que su madre lo arrope antes de ir a la cama y que le cante como lo solía hacer de vez en cuando, cerró los ojos y fingió una respiración lenta y pausada, abrió los ojos cuando la puerta de su cuarto se cerro y miro atentamente el reloj hasta que dieron las 11:00 pm… su corazón palpito nervioso, mientras guardaba unas cuantas cosas en una pequeña mochila y entonces puso unas almohadas en su cama para cubrirlo con sus frazadas, salió con sigilo y camino hasta las puertas dobles del cuarto de sus padres, el rubio aguanto la respiración mientras pasaba a gatas por la alfombra, hasta llegar a las puertas del balcón, para su suerte estaban entre abiertas dejando que un poco de aire se colara por ellas, termino de salir con mucho cuidado de no hacer ruido y cuando se vio en el balcón se puso la mochila en la espalda y unos guantes en sus manos para bajar por las rejas con flores que adornaban las paredes.

Al caer se lastimo la rodilla pero aun con la adrenalina en la sangre no le pudo importar menos, corrió hasta la casita de la servidumbre y al encontrarse vacía no tuvo más abrir con cuidado la puerta y guardarse las llaves en uno de los cierres de la mochila, respiro profundo cuando se encontró fuera y entonces eligió el camino que había trazado con mucho cuidado desde su habitación en un pequeño mapa.

El reloj de su muñeca marcaban la 1 de la madrugada al llegar frente a ese muro, con la frente perlada de sudor pero tan emocionado que podría seguir caminando durante toda la noche si fuera necesario.

Camino unos cuantos pasos para quedar frente a frente de la pintura y se vio a si mismo tan cerca que no pudo evitar acariciar la fría pared con sus delgados dedos porcelana, dejando que una sonrisa cruzara por su rostro por primera vez después de unos meses, el se sentía realmente feliz en ese instante.

El ruido de un envase caerse le saco de su ensimismamiento, y le hizo virar el rostro violentamente. Una ventana a su espalda brillo en ligero naranja, y Kibum expandió sus afilados ojos al mirar las puertas de la ventana abrirse de par en par y dejarle ver a una persona con unos ojos marrones tan hermosos que le dejaron congelado.

La sangre estancada en sus venas, completamente congelada y no precisamente por el frio invernal.

Era él, sin nada que le certificara ese pensamiento, Kibum estaba plenamente seguro que ese era él.

El chico de los hermosos colores y esencia de vainilla.

-[4]*[8]-


Kim Jonghyun era el nombre de ese chico, con veintiún años para veintidós, vivía solo pero vivía a su manera, su cuarto un tremendo desastre, pero un desastre colorido, las paredes pintadas de diferentes maneras y un techo en el que se dibujaba el cielo azul, con nubes de diferentes formas.

Jonghyun poseía una poderosa sonrisa que dejo más de dos veces aturdido al menor con solo verlo mostrar sus blancos y perfectos dientes, sintió sus tímpanos vibrar y a su mente grabar detalle a detalle el timbre de su voz.

Se sentó tímidamente en la pequeña mesa de madera con una taza de chocolate caliente -la cual tenía dos bombones flotando para darle un mejor aspecto y sabor- sin dejar de girar la taza mirando sus manos inquietas y levantando la vista de a ratos y mirar a Jonghyun pintar de blanco nuevamente una de sus paredes.

- Hay que aprovechar cuando se tiene la inspiración. –comento cuando Key le pregunto que hacia levantado a horas tan inapropiadas. -¿Cuál es tu excusa? –una picara mirada de sus ojos marrones acompañados de una ligera sonrisa escondida entre sus labios.

- Es… complicado. –dio un sorbo de aquel liquido caliente dándose cuenta hasta ahora cuanto lo necesitaba, sintió el calor recorrer con lentitud el interior de su cuerpo haciéndolo erizar los vellos del brazo.

- ¿Escapaste? –bromeo Jonghyun mientras se agachaba en búsqueda de su propia taza de chocolate caliente.

- Mmh –musito en aprobación. Jonghyun desvío la vista un poco preocupado.

Esta demás decir que esa noche Kibum no regreso a su casa, se quedo mirando como el mayor extendía en aquella mesa un cuaderno grande y con un lápiz comenzaba a garabatear - en lo que esperaba que se seque la pintura- un dibujo que se transformo lentamente en un rostro… su rostro, el castaño levantaba la vista de ratos y lo miraba tan fijamente que le cohibía con su mirar.

Mientras Jonghyun dibujaba, hizo que el menor contara varias cosas de su vida y de esa manera Kibum revelo la verdad tras su propia vida, de cómo aquella casa tan enorme y hermosa desde afuera, él vivía encerrado también le conto de la manera en que su primera excursión termino de trágicamente y de cómo aquella pared fuera de ese pequeño cuarto le había fascinado por completo, y cambiado su perspectiva de las cosas. Jonghyun en un momento simplemente se quedo mirándolo y asintiendo con cada explicación e historia nueva que el rubio le regalaba, sintiéndose halagado por la mención de sus pinturas y guardando una ligera sonrisa entre sus labios.

Al dar las cuatro de la madrugada el mayor bostezo sonoramente, mientras por acto reflejo Kibum hacia lo mismo.

- Hay que dormir –menciono el castaño mirando con ternura al rostro del menor siendo testigo de cómo sus mejillas cambiaban a un color melocotón por quinceava vez.

- Te distraje mucho ¿no es así? –el mayor negó con una ligera sonrisa impresa entre sus labios.

- Para nada – le guiño el ojo se puso de pie.


A Kibum se le ofreció la cama de castaño aun cuando se negaba y Jonghyun extendió unas colchas en el suelo para acomodarse.

El retumbar insistente de su corazón le hizo difícil el poder conciliar el sueño, Kibum se repitió varias veces que por favor dejara de acelerarse con cada respiración pero fue inútil, media hora mas tarde giro sobre si para mirar la silueta extendida a un lado de la cama, escuchando los ligeros suspiros que este liberaba al dormir, sin siquiera pensarlo demasiado se levanto de la comodidad de la cama y se arrastro hacia aquel montón de colchas, deslizándose con suavidad en el interior sintiendo con fuerza el olor desprendido del cuerpo mas grande, eran impulsos desconocidos los que lo llevaban a hacer ese tipo de actos, pero simplemente no podía evitarlos o quizás no sabía la manera de controlarlos, acento su frente contra el fuerte pecho del moreno y dejo que el sonido de su respiración le arrullara suavemente, hasta caer en un profundo sueño.

Sus ojos se abrieron para darle el saludo a un nuevo día, estiro sus brazos con fuerza para desperezarse aun sin abrir los ojos, sintió un ligero dolor en la espalda y tanteando el lugar tomo una almohada que estrujo fuertemente contra su rostro, sintiendo sus sentidos ser invadidos en cuestión de segundos, golpeándole con fuerza el fuerte olor a vainilla y de pintura trayendo consigo los flashes de la sonrisa más hermosa. Su cuerpo reacciono en automático y con rapidez se sentó mirando hacia todos lados.

Una risa suave viajo hasta sus oídos captando la silueta del chico con ojos tiernos, parado cerca de la mesa y un pincel en la mano.

- Buenos días –se acerco para saludarlo y estiro ligeramente el brazo para pintar su nariz con la punta del pincel. Sus ojos afilados parpadearon confusamente para después teñir sus mejillas en un dulce color rosa. -¿Quieres ayudarme? –aun si su rubio cabello era una maraña a Jonghyun le pareció realmente lindo.

Se puso de pie con rapidez y acompaño al moreno hasta la pared alisando su cabellera. Sus ojos perdiéndose en la pintura, un hermoso pájaro amarillo encima de la rama de un árbol, el cual miraba a una dirección, a través de los techos con tejas al final se hallaba la jaula de oro. Camino hasta acariciar los dibujos hechos a lápiz.

- ¿Quieres intentar? – un ligero asentimiento y un pincel le fue entregado a su mano derecha, Kibum se quedo petrificado frente a los dibujos sin saber por dónde comenzar, temblando su mano antes de rozar la pared. – Así – una mano más grande cubrió sus blancos dedos y le guio por sobre la pintura. Su respiración le fallo.

Intento concentrarse en cada pincelada que sus manos daban en vez de pensar en el calor corporal que le abrazaba desde la espalda, en aquella respiración que acariciaba de vez en cuando su oreja y en el tamborileo excesivo que eso le causaba en su interior.

Tres días pasaron desde que Kibum lo encontró y al mismo tiempo se sorprendió de lo fácil que era adaptarse a la forma de vida de Jonghyun, nunca se había sentido la adrenalina correr rápidamente por sus venas desde que sus ojos se abrieran y tampoco sabía que tanta paz podría existir al dormir entre sus brazos, porque era algo que ya no podía evitar cada noche cuando Jonghyun por fin respiraba suavemente Kibum se colaba entre las colchas y se abrazaba con fuerza al mayor.

El rubio disfrutaba cada momento y adoraba la manera en que el mayor le miraba, le escuchaba y se reía, le conto la historia de sus libros favoritos sin omitir detalles, demostrándole con gran fervor cada una de las escenas y Jonghyun le miraba con ternura y devoción.

A la semana sucedió… mientras Kibum se colaba entre las colchas, sintió su cintura se apresada con fuerza y se acercado hasta el cuerpo del mayor, su rostro adquirió un sonrojo fuerte que le llego hasta las orejas.

- Kibum…- le susurro aun con los ojos cerrados, el menor alzo la vista pero no mas parecía que el castaño seguía durmiendo.

- ¿Mmh? – le insto a que siguiera hablando, los dedos del mayor se entrelazaron a la espalda del menor y su nariz acaricio los cabellos dorados aspirando su aroma. Kibum se encogió entre sus brazos.

- ¿Qué pasaría…?- titubeo un poco antes de a completar la oración –Dime ¿Qué pasaría si yo tampoco te dejara ir? –el rubio se estremeció ante la idea, pero no le disgusto para nada, solo se sintió invadido de miles de mariposas internas con el pensamiento de poder pasar toda una vida junto a él.

Sus ojos se encontraron en la oscuridad, con la respuesta de Kibum atorada en su garganta… Jonghyun acaricio su mejilla con suavidad y sonrió al mirar sus ojos brillando con intensidad.

Eso quizás no estaba bien, pero él así lo deseaba.

Tomo su barbilla entre sus dedos y le alzo el rostro para quedar en una mejor posición, estampando sus labios con los contrarios, en un suave beso.

Los ojos de Kibum abiertos en su máxima extensión y una revolución de burbujas estallando en su interior.

El primer beso de amor definitivamente no es como lo describían en los libros….

Era mejor que eso.


-[9]+[23]-


Kibum se aprendió rápidamente el camino de la casa de Jonghyun a su trabajo. Resulto que él trabajaba como profesor de pintura cerca de la cafetería donde se paraba a buscarlo, le confesó que siempre lo veía esperar en aquella esquina a aunque nunca se acerco porque parecía que siempre esperaba a alguien en especial y no creía oportuno el aparecerse solo para decirle lo hermoso que se veía con sus chamarras ocultando parte de su rostro aunque siempre maldijo a la persona que esperaba, fue realmente graciosa su expresión al enterarse que él era la causa de sus propios celos.

Kibum preparo algo sencillo después de ir al supermercado y acomodo la comida dentro de unos pequeños trastes para llevársela a Jonghyun, ese día se quedaría hasta la mañana siguiente por un trabajo que le habían pedido y él quería llevarle algo hecho por si mismo, era bueno saber que después de estar todos esos años encerrado le sirvieran para aprender a cocinar.

Llego mirando a los chicos sentados cada uno con su caballete por delante y la vista fija hacia la persona que posaba, todos concentrados en su propio trabajo que ni siquiera notaron cuando el rubio invadió el lugar, Kibum se sentó en una esquina mirando a Jonghyun pasar entre los alumnos y admirando su trabajo con una expresión seria.

No pudo siquiera notar el pasar de las horas, simplemente se dedico a observar a detalle los movimientos del castaño y solo se dio cuenta de que la clase había concluido cuando los chicos empezaron a salir poco a poco, recibiendo un par de miradas que se le hacían algo incomodas.

Jonghyun reparo en su presencia después de escuchar unas risillas por la puerta y termino sacando a sus propios alumnos con un ceño fruncido.


- No te debería dejar venir aquí –Jonghyun se acerco hasta su cuerpo y le tomo de la cintura para plantarle un beso en la mejilla. Una expresión de confusión adorno el rostro del rubio. –Te miran demasiado –explico algo berrinchudo el mayor soltando su cintura y tomándole de la mano para dirigirlo a otro salón, con espejos en dos paredes del salón y una pared en blanco en donde el suelo se adornaba con periódicos.

- Te traje algo para comer –extendió su brazo y le ofreció la bolsa mirando como aquella sonrisa centellaba de nuevo en su rostro –

Jonghyun extendió una sábana blanca para invitarle a sentarse y cenar juntos, entre risas, miradas significativas y juegos comieron alegremente y de alguna manera Kibum termino con el brazo extendido mirando como Jonghyun pintaba en él, una enredadera que se extendió desde el hombro hasta la punta de sus dedos, y pudo sentir un ligero cosquilleo en el estomago al mirar como este le tomaba de la mano y con lentitud unía esa misma enredadera con su propio brazo quedando amarrados por una pintura. Su rostro brillo rojo carmín por la idea.

Una gran sonrisa que mostraba la dentadura blanca del mayor y un beso que le hizo olvidar respirar.

Nunca se cansaría de eso.


- Nunca te dejare ir –Jonghyun susurro con los ojos cerrados, soltando su aliento contra sus labios húmedos. Kibum dejo temblar sus labios ante el estremecimiento y soltó un suspiro, su labio inferior apresado por los de Jonghyun, sus cejas encontrándose en medio de su rostro, con pequeñas arrugas desde la nariz, podía sentir hormigas extenderse lentamente por su vientre hasta sus piernas, sus brazos alrededor del cuello del mayor y sus dedos apretando su camisa. Era lo más lejos que había llegado en un simple beso y de alguna manera parecía que podría ir aun mas lejos. Manos cálidas deslizándose por los muslos y acomodándolo en el piso, Kibum sintió que su corazón explotaría en cualquier instante, eran muchas sensaciones nuevas y su cuerpo empezaba a temblar de pura emoción. La lengua de Jonghyun colándose por primera vez en aquella cavidad encontrándose con su compañera y acariciándola con suavidad. Su mente completamente en blanco, dejándose llevar por las caricias, sintiendo cosquillas en su vientre por culpa de una mano juguetona, que después se deslizo hasta su pecho y rozo las yemas de sus dedos con la punta de su pezón, su columna sintiendo los choques eléctricos y curvándose instantáneamente, una de sus piernas rodeando su cintura acercando el cuerpo contrario para mayor contacto. Su entre pierna rozando con su abdomen en un suave roce.

- Ah~-Sus labios soltando un sonido completamente extraño para él. Podía sentir el calor aumentando en cada molécula de su cuerpo.

Jonghyun consiguió un poco de consciencia haciendo que se detenga abruptamente, soltando esos labios hinchados y rojos de tantos besos y mirando sus mejillas acaloradas, sin poderlo evitar sintió la culpa pinchando en su pecho, sus manos abrazando con fuerza su pequeña cintura y escondiendo su rostro en ese níveo cuello. No, eso no estaba bien. No ahora, era demasiado pronto. Se golpeo mentalmente y dejo unos besitos en el cuello del rubio para no confundirlo y hacerle pensar que no le deseaba.

- Te quiero- le susurro suavemente al oído y Kibum pudo sentir una oleada de euforia recorrerle cada centímetro de su ser, siendo por primera vez él quien le robaba un beso al castaño.


-[4]*[8]-


Un día sin esperárselo mientras volvía del supermercado se encontró con cierto chico de cabellera azabache delante la pared que ahora pintaba a dos pajaritos dentro de una jaula uno amarillo y otro café pero lo que hacía linda esa jaula era que ahora tenía la puerta abierta.

- Sabía que aquí te podría encontrar –el miedo fue la primera emoción que experimento en ese preciso instante, le tomo de la muñeca y lo jalo hasta dentro del pequeño cuarto donde vivía con Jonghyun.

- No le has dicho a nadie ¿verdad?- pregunto ansioso. –por favor, dime que no le has dicho a nadie- el temor en su voz preocupo al más pequeño.

- No – un suspiro de alivio salió de los rosados labios y pudo sentir el agarre de su muñeca ser aflojado.

- ¿Por qué estás aquí? – su voz algo ruda, no lo pudo evitar temía que cualquiera venga y le destruya su pequeña burbuja de felicidad.

- Vine a advertirte – confeso, los ojos de Kibum expandiéndose. – tu mamá está en camino.- sus pies moviéndose a gran velocidad, ¿que debería hacer? Tomo una mochila guardando lo que podía… tenía que decirle a Jonghyun, el necesitaba saberlo… ambos chicos apurados, Kibum le puso la llave al pequeño cuarto y se despidió con una triste mirada.

- Me tengo que ir – fue lo único que logro decir antes de correr calles abajo con la mochila a cuestas.

Sus pies casi lo traicionaron tropezándose en una esquina pero fue una suerte que en ese preciso instante el bajara la cabeza, la capucha de su sudadera le permitió esconder su rubia cabellera y el coche en donde su madre se hallaba paso justo a su lado sin percatarse de que ese era su hijo, Kibum dejo de respirar por unos instantes, inmóvil y apenas recupero la movilidad de sus piernas corrió con más fuerza hasta el metro, costándole respirar.

No lo podía evitar sus piernas temblaban, su corazón palpitaba a mil por hora y el solo pensamiento de verse atrapado le hacía jadear con incesante miedo.

Corrió tanto como sus piernas le permitieran y justo al llegar al lugar donde trabajaba Jonghyun le importo muy poco que la gente esté a su alrededor, el simplemente descubrió su rostro y paso entre los alumnos para brincar y abrazarse a su cuerpo con fuerza.

Las manos grandes de Jonghyun pasando por su espalda le tranquilizaban un poco pero aun así su cuerpo seguía temblando, escondió su rostro en el cuello del mayor aspirando su aroma para calmarse una vez más, necesitaban irse… necesitaba que Jong este con él.

- ¿Qué sucede? –el timbre de su voz le hizo salir de sus pensamientos y de repente se vio en otro lugar, no había notado el momento en el que Jonghyun había abandonado el aula y ahora estaban en el otro salón donde hacia unas semanas habían pasado la noche. Jonghyun deslizo su cuerpo por la pared pintada y Kibum pudo sentir sus piernas tocar el piso.

- Me quiero ir –susurro y sus brazos se aferraron con fuerza a su cuello. –Por favor –Jonghyun frunció el ceño con confusión.

- ¿Qué es lo que paso? –insistió en querer escuchar una explicación y aun cuando Kibum se mordió el labio inferior dudando un poco termino diciéndole.

- Me han encontrado –de repente las caricias tranquilizadoras de su espalda se detuvieron y Kibum se aferro mas, sintiendo un nuevo miedo haciéndole temblar –


Dos días después cuando Jonghyun reviso que no estén vigilando su casa, el había vuelto para guardar unas cosas, los ahorros en todos sus escondites secretos y despedirse de cada pedacito de su pequeña casa. Le dolió menos de lo esperado pues estaba plenamente consciente que después de este tiempo no era posible que viera ese lugar como un hogar si Kibum no se encontraba en el.

-[=32=]-

Kibum giro su rostro para mirar su rostro plácidamente dormido, admiro sus largas pestañas y acaricio con suma delicadeza una de sus mejillas. La ventanilla mostraba el paisaje verde extendiéndose cada vez más espeso dejando atrás la ciudad. Acaricio la mano que estaba entrelazada con la suya y beso su mejilla sintiendo el ligero olor a vainilla colarse por sus fosas nasales. El quería esto.

Les esperaba un largo camino que recorrer de eso estaba seguro pero esta era su manera de buscar la libertad.

Quizás no la correcta pero eso ya no importaba ahora.

Bird  [JongKey] 993771_401072766668866_166220559_n_zpsb2373181

TsukiLov
TsukiLov

Femenino

I ♥ 이태민 ~♥
Mensajes 1064
http://www.twitter.com/tsuki189

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por Kohu el Mar Jun 11, 2013 4:43 pm

Aparto (?

Que hermoso ! En un principio sentí celos de Kibum, porque yo en verdad hubiera deseado ser un pajaro aislado de lo asqueroso y malvado de este mundo, ero bueno u-ú

Me sentí tan feliz de que Kí encontrará su libertad, y se enamorará. Joder, enamorarse se siente mucho mejor que como lo describen en libros, ¿cierto? -se alza de hombros, haciéndose la desentendida- Nunca ha experimentado amor, o "mariposas", pequeños choques eléctricos en mi cuerpo, o cosas así ~ Whatever

Lindo y largo escrito *-* Te quedo muy bien, y la imagen al final me encanto ~


Última edición por Taemin Lee el Mar Jun 11, 2013 5:31 pm, editado 1 vez
Kohu
Kohu

Femenino

I ♥ 이태민
Mensajes 262

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por Alejitah el Mar Jun 11, 2013 5:04 pm

Estoy en una nube rosa gracias a ti todo fue realmente hermoso por un microsegundo odie a tae pero despues me dio pena que su tia le hiciera eso vieja loca como le pega al bb mala. pero por qe los padres de Key hicieron eso con el por que tenrlo aislado del mundo.awww y la parte en que Jong siempre lo miraba cuando Key esperaba por el tan tierno el celoso de el mismo jajajajaja.
y los alumnos de jong mirando a Key XD.
Jong dejando a un la do sus instintos y se controlo por que queria esperar por el.
ojala nunca los encuentre las madre de Key .
gracias por este hermoso shot
Alejitah
Alejitah

Femenino

I ♥ Key Y Jong Hyun
Mensajes 177

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por Pauletta el Mar Jun 11, 2013 11:56 pm

Mio!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Pauletta
Pauletta

Femenino

I ♥ Onew!!!!
Mensajes 1088

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por DanyLee~ el Miér Jun 12, 2013 10:33 am

Aparto, lo he leido pero comentar desde el cel no es bonito xd Hermoso♥

Realmente tenia tiempo sin entrar al foro a leer un poco y en cuanto entre este por el titulo me llamo la atencion, no se porque, pero realmente no me arrepiento de haberle dado clic y leerlo. Cada uno de los detalles, la narracion, la imagen del final ¡todo! fue realmente asombroso, me agrado demaciado♥ 
Ademas la parte de Taemin dandole su primer beso a Key me mato XD 
Gracias por compartirnos este bonito JongKey :3


Última edición por DanyLee~ el Sáb Jun 22, 2013 4:08 pm, editado 1 vez
DanyLee~
DanyLee~

Femenino

I ♥ Taemin *-*
Mensajes 266

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por mitaemin el Miér Jun 12, 2013 9:52 pm

ajja estuvo hermoso un buen argumento me gusto quisiera que lo continúes por favor tiene buena trama, buena narración, sentimientos bien plasmados ,que más te puedo decir es una exquisites de lectura que nos dotaste.
TE PIDO POR FAVOR SI LO PODRÍAS CONTINUAR HACE TIEMPO QUE NO COMENTO NADA Y LO HICE AHORA POR EL FERVIENTE DESEO DE QUE LO CONTINÚES.
mitaemin
mitaemin

Femenino

I ♥ taemin
Mensajes 609

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por Sou-Tan el Vie Jun 14, 2013 10:10 pm

Esto es tan...jodidamente increible.
Ame todos y cada uno de los aspectos de este shot.
La idea principal, el desarrollo...en definitiva, un maravilloso jongkey.

Mi robo tu imagen, mi deber dibujarla, sino, mi morira, y mi no quiere morir por ahora xD

Gracias por el shot :*
Sou-Tan
Sou-Tan

Femenino

I ♥ Mr. Pollo.
Mensajes 393
http://satansbitchbabe.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por DulChoc! el Jue Jul 25, 2013 6:55 pm

Dios, me encantó :$
Tú manera de describir los sentimientos de Key me fueron increíbles... Amo como se aman entre sí... Un JongKey hermoso
Eres Daebak shuuu 
DulChoc!
DulChoc!

Femenino

I ♥ Jonghyun :$
Mensajes 53

Volver arriba Ir abajo

Bird  [JongKey] Empty Re: Bird [JongKey]

Mensaje por JaneMin el Jue Jul 25, 2013 10:37 pm

Ahh creo que al leer esto me doy cuenta de que cada quien ve al mundo dependiendo en la manera en que vivimos ya que muchos que estamos libres queremos ser encerrados por que en el mundo en el que vivimos no es nada bueno y los que están encerrados quieren ser libres porque piensan que estar en cuatro paredes es lo peor en su vida.
Me gusta como Key busca la felicidad, no se detiene el va por lo que quiere, hasta que lo consigue y sigue yendo más lejos para lograrlo en todo su esplendor, cuando Minnie le dio la espalda la verdad sentí que lo mataba xD pero después lo comprendí, ya que al ver a una persona triste y poniéndose en riesgo no es una buena opción
EL AMOR PUEDE CON TODO, claro que si y ahora me doy cuenta de ello, Key y Jong podrán estar juntos para siempre ♥

Gracias por este Shot ;3
JaneMin
JaneMin
Donador
Femenino

I ♥ Choi Minho♥
Mensajes 3737

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.