Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gemidos (2min ONESHOT) - Página 2 Empty Gemidos (2min ONESHOT)

Mensaje por SAKUmi** el Vie Nov 04, 2011 2:17 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Titulo: Wailing...
Autor: SAKUmi**
Género: Lemon, oneshot, A.U
Parejas: 2min <3
Nota: Mi segundo aporte a literatura pantaa!!!!! espero les guste n.n plz comenten *0* acepto todo tipo de comentarios n.n
Los cortes que llevan son los del MV de Lucifer n.n



Gemidos


Era una noche como cualquier otra en ése concurrido burdel. Los clientes iban y venían extasiados, excitados, satisfechos…

Las bebidas alcohólicas paseaban de un lado a otro también, llevando al límite a las personas que se encontraban disfrutando aquella noche sin inhibiciones. Invitándolos a perderse en aquél lugar de ensueño, lleno de lujuria.

Ésa noche, se decidió a entrar. Llevaba días pasando por fuera de aquel lugar, que pasadas las 12 de la noche, encendía sus letreros en neón, atrayendo a las personas como mosquitos ante una inminente trampa de luz.

Ésa noche, él también se había convertido en un mosquito. Se sentía atraído a ése lugar, al que incontables veces le habían invitado, pero se había negado rotundamente, poniendo excusas bastante estúpidas.

Por fin estaba dentro. Caminó por el lugar inspeccionándolo, mirando de un lado a otro ésas mujeres escasas de ropa contorneándose frente a los hombres sensualmente, para bajarles una razonable cantidad de dinero.

A pesar que miraba de un lado a otro, no encontraba alguien que llamase su atención. No hasta que la vio. Allí parada frente a él, estaba lo que él consideraba, la mujer más atractivamente sensual del lugar.

Con una cabellera castaño claro que caían sobre sus hombros dándole un aire sensual. Usaba una batita de seda en color azul, que ocultaba su figura delgada, pero dejaba un poco al aire su pecho. Era algo plana, pero le importaba un carajo en ésos momentos. Algo en ella le atraía muchísimo.

La miró un largo rato contornearse al son de la música seductiva del lugar y se decidió a acercarse. -¿Tienes algún cliente? - preguntó a su oído, embriagándose del dulce aroma que desprendía su cabello.

Simplemente obtuvo una negativa con la cabeza. Lo tomó de la mano, y se lo llevó a de allí. Caminaron un largo pasillo lleno de puertas, y llegaron a lo que parecía ser la habitación donde ella trabajaba.

Abrió la puerta suavemente y le indicó que le siguiera.
Estando adentro notó el agradable aroma a vainilla que desprendían unas velas estratégicamente colocadas por todo el lugar. Un color morado, predominaba en su mayoría. Las paredes, las sábanas de aquella cama matrimonial, algunos muebles…

-¿Cómo te llamas? - escuchó preguntar a la ¿chica? Un momento, ésa voz era demasiado grave para ser de una mujer. Se giró y entonces pudo comprobarlo. Aquel agraciado ser cargado de sensualidad, era un hombre.

-Minho - se limitó a decir ante su shock.

El chico sonrió. -Sorprendido ¿verdad? - preguntó con una sonrisa arrogante pero satisfecha.

El aludido tan sólo asintió un poco con la cabeza. -¿Cuál es tu nombre? - preguntó apenas saliendo de aquel estado.

Aquélla sensual figura sonrió de oreja a oreja. –Aquí tengo muchos nombres, pero...-dudó- llámame Taemin - contestó.

-Bien… Taemin... Creo que me he confundido - dijo disculpándose e intentando llegar a la puerta de salida, pero una mano le detuvo.

-Me has traído aquí... He rechazado muchas personas ésta noche, pero tu realmente me pareciste alguien interesante y decidí venir contigo... ¿Me vas a decepcionar? - preguntó con una voz sensual a su oído.

-Es que yo... No soy... - intentaba decir Minho ante aquel acercamiento que le había causado escalofríos.

-¿No eres gay? - preguntó el castaño aún cerca de su oído.

El muchacho asintió levemente.

-No necesitas ser gay para acostarte conmigo, puede ser algo... casual. Es sólo sexo, no es como que vamos a iniciar una relación o algo por el estilo - dijo Taemin alejándose de él y sentándose en el filo de la cama.

Se lo pensó un poco. Tenía razón. Además, llevaba meses tan ocupado con su trabajo, que ni siquiera había podido ni complacerse él mismo con sus hábiles manos. Había comenzado a encontrar aburrido eso del sexo y las citas. Sin duda alguna, eso de conseguirse una novia no estaba en sus planes. Había tenido varias relaciones fallidas, y él ya estaba cansado de todo aquello.

Ni para que decir, que ya no le movía nada por dentro ni siquiera el maldito porno. Ésas rubias gritando mientras eran embestidas le causaban ya algo de asco.

-De acuerdo - dijo aún no muy convencido.

-Entonces sígueme - pidió Taemin sonriendo. Ése muchacho era interesante para él. Lo había visto mirándolo desde que llegó. Era bastante atractivo, con un corto cabello negro que le daba un toque muy masculino. Se veía bastante fuerte, y tenían un trasero... Dios, que trasero.

Lo encaminó hacía un sofá individual y lo hizo sentarse allí. Retrocedieron unos pasos y lo miró con los ojos cargados de lujuria.

No pensó que sería algo con mucho impacto para él. Nunca se había acostado con un hombre, pero seguramente iba a ser igual que con una chica. Seguramente iba a besarlo, a chupársela y a dejarse follar y listo.

Aburrido, sexo aburrido por todos lados.

Lo miró de arriba a abajo. Sí, tenía un cuerpo esbelto y bastante tentador. Pero seguramente gritaría igual o más que ésas rubias asquerosas. Bleeh~ que aburrido.

De pronto, Taemin comenzó a moverse frente a él. Lo miraba a los ojos, haciendo a Minho sentirse extraño. Cómo en una dimensión diferente. Era como si el tiempo se hubiese detenido en sus caderas, que se contorneaban agraciadamente de un lado a otro mientras subía y bajaba.

Se le acercó un poco mientras se movía sensualmente, sin dejar de mirarlo. Se giró y le dio la espalda. Su trasero se movía frente a él. Delicioso, solamente esa palabra podía describir el baile que estaba haciendo aquel chico de cabello castaño.

Era deliciosa su manera de moverse. Lo invitaba a tocar, y lo intentó. Pero la mano de Taemin lo detuvo. -Todavía no - le dijo con una sonrisa maliciosa.

Siguió moviéndose de un lado a otro, cómo intentando seguir una inaudible música fantasma. Tenía una gracia para mover ésas pequeñas caderas que a Minho se le antojó majestuosa.

De nuevo se puso de frente mirándolo. Se le acercó, y pasó sus infinitas piernas a los lados del cuerpo de Minho. Lo miraba deseoso. Siguió un leve baile, bajando sus caderas poco a poco, hasta que se sentó en el regazo del pelinegro. Sin dejar de moverse, chocaba sus caderas con las de él. Sentía su excitación crecer bajo sus pantalones de mezclilla oscura.

Sonrió para sí mismo. No dejaba ése bailecito ni un minuto.

Se estaba volviendo loco. No pudo evitar que sus manos se elevaran y tomaran las caderas de ése sensual cuerpo que se frotaba contra sí. Estaba perdiendo la cordura. Lo obligó a sentarse sobre él, deteniendo el ritmo de su cuerpo.

Sintió su excitación y la de él chocar. Ambos soltaron un leve gemido, y el castaño sonrió. Ahí comenzaba el show.

Le tomó la barbilla y lo hizo mirarle. Ah, ésos ojos envueltos en llamas de deseo lo estaban quemando.

Una sonrisa traviesa cruzó los labios del chico que tenía encima, y lo hizo volverse loco. Se acercó y lo besó. No era un beso amable, ni mucho menos suave. Al contrario, era un beso desesperado, un beso apasionado. Era un beso que explicaba las ganas tan tremendas de poseer su cuerpo.

Pero no se la pondría fácil. A pesar que su trabajo era abrir las piernas y ya, le encantaba representar un reto para sus clientes. Le encantaba llevarlos hasta el límite, al grado de rogar por dejarse follar.

Se separaron en busca de aire. Con un ligero hilito de saliva uniendo aún sus bocas. Lo miró un momento. Podía ver la excitación escrita en su frente.

Se levantó de ahí y se alejó unos pasos ante la mirada confundida pero excitada de Minho. Estaba expectante. ¿Qué iba a hacer ahora ése muchacho? Lo miró atento.

El castaño lo miró a los ojos, pronto comenzó a desabrochar la bata que estaba usando. Bajándola torturosamente lento, le quemaba los sentidos al pelinegro. Sentía su cordura arder. ¿Sexo aburrido? Eso estaba por verse. Era como sí ése chico, hubiera leído su mente. Nunca le habían hecho un lap dance, y mucho menos un striptease. Era realmente excitante.

Se terminó de quitar la bata ante la mirada del que yacía sentado en el sofá. Su cuerpo era una obra maestra. Delgado, su piel era blanca, y a decir verdad, desde la distancia se le antojó suave. Se le antojó. No supo de dónde salió, pero repentinamente con su dedo índice le indicó que se acercara.

Él obediente Taemin, siguió aquel mandato silencioso, y con la gracia que sólo él poseía se acercó. El pelinegro lo miró y por su mente viajaron mil imágenes de aquel muchachito gritando su nombre como un loco. Se imaginó mil maneras de hacerlo estallar de placer. Se imaginó cosas realmente sucias, tan sucias que si alguien pudiera ver en su interior, lo mandarían al psiquiatra por enfermo.

Se puso duro de tan sólo imaginar aquél angelical rostro sudando, y luchando por mantener la respiración normal mientras hacía las caras más excitantes que sus ojos jamás habían podido ver.

Le tomó la barbilla haciéndolo bajar y cuando lo tuvo cerca le sonrió. -Taemin, ésta noche te voy a hacer gritar cómo la putita sucia que seguramente eres - le dijo con una voz ronca que de tan sólo escucharlo, lo hizo gotear.

Estaba desnudo, era más que claro que Minho podía ver su erección. Él mismo podía ver la jodida tienda de campaña que el pelinegro tenía bajo ésos pantalones. -¿Te gusta lo que ves? - escuchó preguntar con voz sensual.

Se ruborizó un poco. Se sentía un auténtico tonto. Ése era su trabajo, y llevaba haciéndolo desde que había cumplido los 16 años. ¿Qué tenía de especial éste tipo que había llegado de los más escéptico y ahora se mostraba como todo un semental?

Sin previo aviso, él pelinegro le tomó del cabello y lo hizo agacharse hasta su entrepierna. Él castaño pareció entender la indirecta, pues se apresuró a bajarle los pantalones con un poco de ayuda del mismo. Pero antes que pudiera llevárselo a la boca fue detenido por la mano del chico.

Lo miró, era simplemente torturóso. Con más calma, se dispuso a engullir aquel pedazo de carne caliente que se mantenía orgullosamente erguido frente a él. Entonces, se percató de que era bastante grande. Dios, seguramente si Minho no lo hubiera detenido, se hubiese atragantando con él.

Le dio pequeñas lamidas para acostumbrarse al sabor. Lo masajeaba lentamente, con ritmo. Comenzó a ponerlo de a poco en su boca, hasta que por fin pudo tragarlo todo.

Echo su cabeza hacia atrás. Los gruesos y delicados labios de Taemin, lo estaban llevando al borde. Apenas y había comenzado a hacerle sexo oral y ya se sentía chorrear. Ése chico tan sensual, tan experto, se le antojaba todo un novato en ésos momentos.

Sentía sus labios cerrarse en torno a su miembro, aprisionándolo en una cálida cavidad, dónde una lengua le daba suaves lamidas. Dios, estaba en el jodido cielo.

-Tócate - le ordeno entre suspiros al ver la creciente erección del castaño.

Le obedeció. Hacía sorprendentemente bien su trabajo. Se masturbaba mientras le daba placer con su boca. Wow, ése chico era maravilloso.

Sintió de pronto una lamida especialmente dura por parte del chico, y soltó un gemido alto. O al menos lo suficiente para que él otro escuchara lo bien que estaba haciendo su trabajo.

Lo tomó de él cabello, y comenzó a -literalmente- penetrarle la boca. Movía sus caderas al ritmo de las succiones que le proporcionaba Taemin, quien, daba pequeñas arcadas al sentir ése trozo duro chocar contra su garganta.

Inevitablemente, y en un sonoro gemido, el castaño se corrió en su mano, y al escucharlo, Minho se corrió también en la boca del chico, quien sin remilgar, se tragó aquella escancia caliente.

Se levantó del suelo, dando por terminado su trabajo. Siempre era así, después que el cliente se corría, se largaba de allí.

Pero entonces, una mano lo detuvo. -Aún no acabamos - escuchó decir con voz entrecortada.

Se giró para mirarlo y lo encontró intentando nivelar su respiración. Se levantó de aquel sillón, y se acercó.

Atrajo con sus manos las caderas del chico que se encontraba desnudo frente a él. Lo encaminó hacia la cama y lo tiró en ella.

Terminó de bajarse los pantalones y se quitó el resto de sus ropas, quedando ahora sí, desnudo frente a Taemin.
Lo miró. Tenía un cuerpo muy sexy. No se había equivocado con su trasero. Era realmente torneado, redondito y sensual. Sus brazos y abdomen marchados, le demostraron lo mucho que se ejercitaba. Sin mencionar, su espalda ancha y sudorosa. Wow, ése chico Minho, sin lugar a dudas era todo un semental.

Se colocó entre sus piernas, haciéndole notar al castaño su nueva erección. Agradeció a Dios el hecho de no ser virgen, porque con el tamaño de ese pene que se cargaba Minho, seguramente siéndolo, le hubiera partido en dos y hasta quizá en cuatro.

Le tomó las caderas mientras se posicionaba. Y dirigiendo su miembro a la entrada del que tenía debajo. Se apresuró a entrar en él.

Sintió aquella deliciosa carne caliente adentrarse. Mierda, era la gloria. El maldito pene de Minho era la gloria. Todavía ni comenzaba a embestirlo y ya se sentía en el orgasmo.

Dirigió una de sus manos al hombro del castaño y comenzó su labor. Salía y entraba de aquél frágil cuerpo con ritmo lento. Así le gustaba comenzar. Gozar el proceso, además, estaba seguro que yendo de ésa manera, Taemin no tardaría en exigirle que fuera más rápido. Sudaba, sus labios entre abiertos, eran una constante tentación que sólo consiguió calmar acercándose a besarlos.

Juntaron sus labios, encajaban perfecto. Comenzaron un cálido beso, rítmico y acompasado con las suaves embestidas que le proporcionaba Minho. Se sentía morir cuándo sintió una lengua querer adentrarse en su boca. Le dio fácil acceso, y probó el dulce sabor de ésa ávida lengua que recorría todo el interior de su boca. Soltó un sorpresivo gemido cuando el pelinegro lo mordió suavemente en el labio inferior.

Se separaron en busca de aire. - M-mm... más rápido... - exigió entre gemidos.

Sonrió, su plan había funcionado. Ahora sí, a gritar se ha dicho.

Comenzó a embestirlo con fuerza. Sin duda alguna, él también había comenzado a desesperarse con su propio ritmo.

Sentía el miembro de Minho entrar y salir de su cuerpo sin piedad alguna. Oh Dios, ésas certeras estocadas lo estaban llevando al límite.

Se retorcía de placer bajó el vaivén de caderas del pelinegro. No pudo reprimir un auténtico grito de placer cuando éste comenzó a masturbarlo con fuerza al ritmo que arremetía contra su delgado cuerpo.

Sudaban, gemían, gozaban. Pronto, un gemido especialmente ronco por parte del castaño lo hizo saber que había dado en el punto correcto.

Tomó con una mano su cadera, y con la otra el hombro de Taemin, impulsándose todo lo que podía mientras arremetía con cada vez más fuerza.

Ninguno ocultaba la excitación creciente en sus rostros, en sus cuerpos, en sus voces... ¡Dios!

Pronto, sintió un escalofrío recorrerle la espina dorsal, bajando por su vientre hasta su miembro. Con un espectacular y estruendoso gemido, se corrió en el vientre de ambos, y casi inmediatamente al sentir las paredes de la entrada de Taemin contraerse majestuosamente, se corrió él en su interior.

Un silencio inundó la habitación. Silencio que era únicamente cortado por las respiraciones agitadas de ambos.

Miró el rostro del de piernas largas, y fue la imagen más sensual de toda su vida. Sus labios entre abiertos, sus ojos entre cerrados, su respiración pesada, su cabello despeinado, y ligeramente bañando en sudor.

Ése, había sido el orgasmo más devastador y placentero que había tenido en su vida. No sólo de Minho, sino también de Taemin. Quién, sorprendido por llevar ya considerable tiempo trabajando en aquello, jamás, jamás se había corrido así.

Se inclinó y le besó con dulzura los labios. - Gracias - le dijo saliendo de él y tumbándose a su lado.

Se giró para mirarlo. - Gracias a ti - dijo regalándole una sonrisa sincera.

Era una lástima que tan sólo fuera un encuentro ocasional. Le gustaría tirarse al chico más veces. Muchas, muchas más veces.

Le quedaba el consuelo que podía visitarlo cuando quisiera y cumplir así sus deseos. Aunque un extraño hueco le llenaba el estómago.

-Has estado fantástico - le aduló el castaño.

-No lo digas simplemente porque sea tu trabajo - le reprendió el pelinegro.

Soltó una risita. -Nunca lo hago, lo digo en serio -
Sonrió con satisfacción. - Tú también has estado increíble - se calló por algunos momentos - Podría... ¿regresar mañana? - preguntó dubitativo

Taemin se sorprendió y lo miró. - Puedes volver cuando quieras... Esto es un burdel - le dejó en claro.

-Pero... vendría a verte a ti - dijo seguro – Soy... Minho, Choi Minho - dijo presentándose cómo era debido.

Le miró dudoso. - Yo soy Lee Taemin… Tengo un nombre en este trabajo, pero esta vez no quise usarlo- Dijo mas confiado de él.

Se besaron largamente, después de tener la mejor noche de sus vidas.

¿Qué si se volvieron a ver? ¡Claro! Minho volvió todas las noches a partir de ahí. Un lazo de algo más que sexo ocasional inevitablemente se fue dando. ¿Amor? Quizá es muy pronto para hablar de amor. Pero pasión, lujuria, buenos orgasmos, de eso había y mucho.

Quizá... Quizá después algo más vendría.

---------------------------------------------------

espero les guste :HI:
SAKUmi**
SAKUmi**

Femenino

I ♥ Onew&Taemin *0*
Mensajes 765

Volver arriba Ir abajo


Gemidos (2min ONESHOT) - Página 2 Empty Re: Gemidos (2min ONESHOT)

Mensaje por Andy_Selene el Vie Jul 13, 2012 10:29 pm

:Waa: :WTF: :WTF: :WTF: :WTF: :WOW:
Fue incluso mucho para mi y eso. Te quedo perfecto como lo es el 2min.
En verdad, Taemin en esa fase nunca me lo imagine.
Andy_Selene
Andy_Selene

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 68

Volver arriba Ir abajo

Gemidos (2min ONESHOT) - Página 2 Empty Re: Gemidos (2min ONESHOT)

Mensaje por freyashirou el Lun Jul 16, 2012 7:50 pm

APARTO *¬*
freyashirou
freyashirou

Femenino

I ♥ Minho
Mensajes 357

Volver arriba Ir abajo

Gemidos (2min ONESHOT) - Página 2 Empty Re: Gemidos (2min ONESHOT)

Mensaje por Renn(: el Vie Nov 16, 2012 9:58 pm

OMO OMO que sexy One-shot de verdaaaad *----*
ME ENCANTO!
Renn(:
Renn(:

Femenino

I ♥ 종현 & 김기범
Mensajes 146

Volver arriba Ir abajo

Gemidos (2min ONESHOT) - Página 2 Empty Re: Gemidos (2min ONESHOT)

Mensaje por VanneStep el Jue Dic 27, 2012 7:44 pm

wñkjdglslkgklsgjkgfkjmsgdkg SO HOT SO HOT SO HOT!!!! FUCK YO QUIEROOO UN MINHO ASI!!!!! MINHO HAZMELOOOO!
VanneStep
VanneStep

Femenino

I ♥ LEE TAEMIN!!!
Mensajes 144

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.