Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty D r e a m f o r L o v e

Mensaje por MarShawol el Lun Abr 22, 2013 8:26 pm

holaaaaaaa!!!! eh vuelto *--* se que me extrañaban XD hahaha ok no .___. , *w* bien a dejar un oneshot que salio de la nada XD no se que me fume cuando lo escribí , pero bien me arriesgare a subirlo >.< . esto seria como regalo a las que esperarn actu de mi fic *^* les prometo que lo actualizare D: en fin espero les guste ^^ y me den mucho amor *3*

Nombre : Dream for Love
Autora: Marshawol ( yo >.<)
Genero : romántico /oneshot
pareja: Jongkey <3


D r e a m f o r L o v e

D r e a m  f o r  L o v e  Jongkeygatito

Era un dia de primavera, donde los pajaritos cantaban ruidosamente hasta cansarse, donde los rayos del sol acariciaban cada lugar sin su impertinente luz, donde la brisa mecía a aquellos árboles frondosos y a aquellos cabellos rubios y castaños al pasar sin aviso alguno.

-maldito viento que me despeina- rezongó el blondo mientras con sus falanges ordenaba su cabello

-Kibum no te quejes, ya estamos por llegar- él rubio lo miro con un mohín formado en sus labios

- pero esa brisa desacomodo mi perfecto peinado, no quiero parecer un loco a delante de tus padres, despues ¿qué pensaran de mi?
- mascullo mientras el pequeño colocaba las llaves en la cerradura de su puerta para así abrirla.

Taemin se había mudado a la casa de al lado de la suya, la cual estaba deshabitada, hacia ya dos semanas. No se había dado cuenta de ello hasta que un dia lo vio entrar a su mismo salón presentándose como el nuevo estudiante. Sin esperar mucho, ambos jóvenes comenzaron a hablarse hasta formar una linda amistad.

Ambos con la misma edad, 15 años, se llevaban demasiado bien para ser cierto, habían tenido “química”, como suele decirse, apenas cruzando un par de palabras. Kibum tenía amigos, pero no confiaba en ninguno de ellos, solo era para hablar y pasar el rato. Pero con el pequeño castaño era completamente diferente, podía confiar en este, sentía que podía contarle cualquier cosa que se le ocurriese y él solo lo escucharía y guardaría el secreto de lo que fuere.

Kibum no conocía a su familia personalmente, solo sabía de ellos por lo que Taemin le contaba, por lo cual se entero que este tenía una hermana de un año llamada Nana y que sus padres eran jóvenes a su parecer.

El rubio también le había hablado de su vínculo familiar, de que solo vivía con su madre ya que su padre se había marchado cuando él había nacido, y que usualmente estaba solo ya que su mamá trabajaba de enfermera y no pasaba mucho tiempo en su hogar.
Y ahora se encontraban ahí, en la casa del menor, para realizar un trabajo que el profesor de biología les había enviado, remarcando varias veces que tenía que ser de a dos.

-entra bummie- sentenció Taemin mientras se hacía a un lado para que pasara. Asintió con la cabeza adentrándose en la acogedora morada de su amigo, el cual se encamino a la cocina.

Kibum comenzó a curiosear la sala, coloco su mochila en aquel sillón color crema para luego acercarse a la vitrina marrón, aquella que se posaba al rincón de la habitación. Tenía muchos adornos, muy bonitos y una que otra foto.
El plasma enorme color negro se encontraba en medio de la pieza, a un costado del lado derecho se hallaba una ventana cuadrada, la cual era cubierta por las cortinas de un tono crema.

Todo estaba muy limpio y ordenado, manteniendo una rica fragancia con olor a flores, aquella que aspiraban sus fosas nasales con gusto.

-tú debes ser Kibum – al escuchar su nombre se dio la vuelta rápidamente encontrándose con una bella mujer- hola, yo soy Suzy la madre de Taemin- cuando minnie había dicho que eran jóvenes, no creía que lo fueran tanto. Aquella mujer parecía de 25, alta, con pelo marrón claro hasta la cintura, con un hermoso rostro y buena figura.

-m…mucho gusto señora Kim- se inclinó levemente ante la atenta mirada de ella y su hijo

-no seas tan formal, solo dime Suzy ¿bien? –le dedicó una sonrisa cálida que al minuto el blondo correspondió

-está bien –

-cielo, creo que hay que cambiarle los pañales a Nana- otra voz se escuchó proviniendo de la segunda planta de aquella casa, se iba oyendo más clara cada vez que se acercaba a donde estaban los demás- yo lo aria pero no soy bueno en eso…- habló ese hombre que al fin se había hecho ver.

Kibum parecía choqueado, ahí, en ese momento, fue cuando sintió que el mundo se detuvo en aquel hombre glorioso, que las miles de mariposas se alborotaban en su estomago haciéndolo estremecer, sentía la sangre acumulándose en sus mejillas tersas, llenándolas de un color rosáceo, fue en ese instante en que su corazón palpitaba frenéticamente “lub dub lub dub lub dub” y sabía perfectamente el porqué.

Se había enamorado a primera vista, ese sentimiento que anhelaba con todo el alma sentir por alguien, al fin había llegado a su puerta sin prevenirlo si quiera. Si no era amor lo que sentía entonces no sabía que era.

-oh, hola linda ¿tú eres…?-¿linda? Aquel trigueño de estatura normal, con ojos de cachorro, labios gruesos, de formado cuerpo y espalda amplia, portador de una sonrisa enloquecedora y brazos de ensueño, los cuales cargaban a una bella bebe, ¿le había dicho linda?, cómo con esas palabras lograba que estuviera mas rojo que un tomate en tan solo segundos.

-papá el es Kibum mi amigo- intervino el menor remarcando la última palabra –bummie el es Jonghyun, mi padre…

Oh no, no podía ser cierto, entonces… Kim Kibum estaba enamorado de… el padre de su amigo.

-¿eres hombre?- pregunto incrédulo el moreno.

-¡papá! Claro que lo es, es nuestro vecino, mira como lo está poniendo, todo rojo por la vergüenza

-lo siento mucho es que… - sus ojos se encontraron hasta que el castaño la aparto para poder escanearlo de pies a cabeza detenidamente – pensé que eras…

-n…no se p…preocupe, ya estoy a… acostumbrado a que me confundan con una – bajo la mirada ruborizado, sintiendo que la vergüenza se lo comía vivo y sin anestesia.

-Jonggie ya no digas nada, todos te entendimos, mejor dame a Nana – su mujer se le acercó quitando a la beba de sus brazos para luego dejar un casto beso en los labios de su esposo- en la cocina dejé un rico pastel, ve a comer mientras yo la cambio- sin más Suzy desapareció por aquellas escaleras dejando a los tres en un silencio incomodo.

-… nosotros nos vamos a hacer las tareas- habló Taemin mientras jalaba del brazo al rubio

-si necesitan ayuda solo me dicen ¿sí?

-claro papá



Su cabeza estaba en otro lado o mejor dicho en alguien, menos en el trabajo que estaban realizando. Ahí sentados en la alfombra, se encontraban los dos amigos intentando recolectar información de los libros y fotocopias que poseían para poder responder dichas preguntas.

Kibum no saca su mirada de aquella figura sentada en el taburete de la cocina, aquel que comía sin preocupación alguna, dejando a veces restos de chocolate en la comisura de sus labios, migajas que el mayor quitaba con su lengua traviesa.

Se hallaba tan concentrado en la boca de Jonghyun que este no se había dado cuenta que ahora el que lo miraba era el mayor.
El rubio subió la mirada lentamente hasta tropezar con la del señor Kim, quien lo contemplaba con la cabeza ladeada a un lado y una media sonrisa.

No podía sentirse más avergonzado, lo había atrapado viéndolo y seguro que con la cara de estúpido enamorado, que era aun peor.
Enrojecido hasta las orejas, Kibum corrió la mirada rápidamente haciendo como que leía un libro, quería que la tierra se lo tragase en ese mismo momento y no lo soltara jamás.

-Kibum… Kibum… bummie… ¡Kim Kibum!

-¿eh? , ¿Qué pasa Taemin?- el menor resoplo sonoramente dejando caer su lápiz en la pequeña mesita en la cual estaban sus cuadernos.

-te estoy hablando y parece que no me escuchas – lo observo apenado susurrando bajito un “lo siento “- te decía que ya respondí cinco preguntas, solo faltan diez y…. ¿estás sonrojado?

-no c…claro que n…no – contestó negando con sus manos -bueno… amm minnie ¿Qué te parece si lo seguimos mañana si? Es que tengo que volver a mi casa- masculló mientras guardaba sus cosas en la mochila siendo seguido por la antena mirada de su amigo, quien hacia pucheros tiernos.

-está bien, pero mañana si o si lo terminamos –afirmó para luego acompañar al rubio a la puerta de salida- mañana en tu casa ¿de acuerdo?

-claro minnie – respondió con una sonrisa para luego abrazar al castaño. Diviso la figura de Jonghyun, quien se posaba apoyado en el arco de la sala, cerca de la puerta, con un vaso de agua en mano, con la vista clavada en ellos dos-adiós señor Kim

-hasta luego Kibum – sin más salió de aquella casa, el sonrojo de su cara no se iba y planeaba aparecerse cada vez que conectara miradas con el moreno casado.

A penas entro a su casa, corrió hasta la cocina para beber un poco de agua, su respiración agitada se fue calmando hasta volver a su normalidad. Era viernes por lo que decidió ver alguna película, cualquiera que encontrara en la tele, hasta que se haya cansado.
Con el bol de palomitas en sus manos, Kibum se acomodo en su mullido sillón, al encontrar anteriormente una buena película para mirar.

La habitación estaba completamente a oscuras a excepción de la luz que se filtraba por aquella ventana, proveniente de los faros de las calles, penetrando hasta lo más profundo de la pieza. Iluminando a la frágil figura que se mecía sensualmente en medio de la inmensa sala.

Con los ojos vendados y portando tan solo una camisa blanca de gran tamaño, aquél “felino” movía sus caderas lentamente al ritmo de la suave y melodiosa melodía que entonaba el reproductor del estéreo.

Sus finas manos recorrían su pecho, desabotonando los primeros dos botones de aquella prenda, la cual impedía admirar su hermoso cuerpo. Sus dedos fueron bajando hasta llegar a la orilla de dicha camisa, la sostuvo empuñando sus manos en esta, mientras caminaba hacia adelante sin dejas de moverse seximente.

Avanzó a penas unos pasos para luego detenerse y dejar a la vista uno de sus hombros blancos como la leche y suave como la seda.
Siguió meciéndose en su lugar hasta sentir una respiración agitada cerca de su rostro, una mano grande y fuerte se posó en su cadera deteniendo cualquier movimiento. Su cuerpo se estremeció al percibir el aliento de aquel individuo recorrerle cerca de su cuello hasta su oreja.

Su hombro expuesto fue besado dulcemente para luego seguirle su cerviz para finalmente terminar en su lóbulo. Aquella acción lo excitaba demasiado por lo que soltó un gemido de satisfacción.

-abre tu boquita gatito –pronunció aquella voz ronca y gruesa en su oído. Estaba más que claro que no se aria de rogar por lo que obediente acató su orden.

Al instante de hacerlo una frutilla fue puesta lentamente en su boca rosada para luego dar lugar a la lengua de su acompañante.
La fruta era movida de boca en boca mientras sus sin hueso se acicalaban entre sí. Aquellos labios gruesos succionaban con anhelo los ajenos, los mordía, los lamia, lo marcaba como suyo. Las manos morenas se mantenían manoseando sus muslos blanquecinos mientras que las suyas se posaban en su espalda ancha.

El oxigeno faltaba, pero ellos no querían parar de probarse, por lo que a duras penas se fueron separando de apoco, quedando ambos con la respiración agitada. La venda de sus ojos lo estorbaba, quería mirar a la cara a aquel que lo hacía vibrar con sus toques.

Se despojo del dichoso pañuelo pausadamente mientras mantenía sus ojos cerrados. Al tirar el trapo por algún lugar de la habitación, sus orbes avellana se fueron abriendo hasta poder ver perfectamente a aquella figura, la cual estaba a centímetros de él.

Con la sonrisa de lado, Jonghyun tomó delicadamente el rostro del rubio para comenzar nuevamente con la sesión de besos húmedos.

Kibum se sentía en el cielo o mejor dicho en el paraíso, aquel moreno lo tocaba y besaba con suma delicadeza, provocando que gimiera bajito.

Velas rojas y rosas fueron apareciendo en el suelo, rodeándolos con su luz tenue.

Sentía ganas de llorar por varias razones, Jonghyun, su primer amor, su vecino, el padre de Taemin y de una nena preciosa, dueño de una mujer encantadora, estaba ahí, acariciándolo como si no hubiera un mañana, besándolo con ganas de no dejarlo nunca, con amor, con deseo .

Todo era tan romántico, las velas, la música suave, sus toques con ternura y devoción, y él acostado en aquella manta con el hombre de su vida encima suyo como Dios los trajo al mundo.

-te amo Kibum… -la alegría lo invadió por completo en ese momento, por lo que atinó a besar esos labios magullados con afán.

-te amo demasiado Jonghyun-acarició esos cabellos marrones con la atenta mirada extasiada del dueño- asme el amor…- susurró a penas siendo callado por los labios ajenos.

-yo también quiero hacerte mío …Oh, oh, I never felt this way, How do you give me so much,pleasure And cause me so much pain, yea yea ,'cause when I think I'm taking more than would a fool And I start fallin' back in love with you…-su visión se tornó borrosa hasta quedar completamente en negro.


Abrió sus ojos lentamente, frunciendo el ceño al escuchar sonar su celular insistentemente. Lo tomó de la mesa contestando la llamada.

-¿diga?

-Kibummie ¿sigues durmiendo corazón? Ya son las diez de la mañana

-es sábado mamá, no tengo que ir a la escuela y por lo tanto no me tengo que levantar temprano

-¡ash! Eres joven hijo, yo si tuviera tu vialidad estaría despierta desde las siete

-¿para qué voy a querer levantarme tan temprano? … prefiero dormir y… soñar cosas lindas e imposibles- murmuró mientras las imágenes del sueño se aparecían constantemente.

-¡tu dormilón!...solo llamaba para decirte que hoy llegare tarde a casa, tengo guardia hoy, así que pórtate bien y come sano ¿sí? … te quiero hijo

-yo también te quiero mamá, cuídate- termino la llamada lanzando su celular por algún lugar de la sala. Tapó su rostro con sus manos para luego soltar un largo suspiro.

Observó el bulto que se había formado en sus pantalones por aquel sueño tan excitante que había tenido con su vecino candente.

-genial… maldito enano sexy – decidió meterse a bañar con agua fría, para relajarse y “bajar” lo que se había formado por el atractivo señor Kim.

Con una remera pequeña, que dejaba ver un poco de su vientre plano, y un short negro, Kibum se secaba sus cabellos rubios con la toalla mientras miraba por la ventana, aquella que daba a la calle. Abrió ésta saliendo a su pequeño balcón dejando que la brisa cálida tocara su rostro.

Sus ojos admiraban el lindo paisaje que se le entregaba, recorrió todas las casas hasta posarse en la de al lado, donde aquel hombre de sus fantasías se encontraba lavando su auto , con una musculosa blanca , dejando ver sus brazos fuertes, y unos pantalones deportivos color gris. Su ceño se encontraba contraído, su cuerpo poseía pequeñas perlas de sudor, lo cual lo hacía ver tan fascinante.

Kim Jonghyun estaba tan caliente, y él era tan consciente de ello.

El rubio se mordió el labio inferior mientras se lo comía con la mirada. Permaneció un rato ahí hasta que una idea se le vino a la mente. Él también lavaría el coche de su mamá.

Su preciada madre se lo había pedido tantas veces a lo que Kibum se negaba rotundamente, alegando que no le gustaba ensuciarse. Pero ahora era una gran oportunidad para que su vecino posara sus hermosos ojos de cachorro en él, para que apreciara lo sensual que podía ser lavando el automóvil.

A pesar de tener 15 años, el rubio poseía un hermoso cuerpo, que merecía ser admirado por el mayor, y claro estaba que Kibum se lo mostraría.

Sabía que lo que intentaba hacer estaba mal, que era un deseo enfermizo, que si el castaño le correspondía destruiría una familia, perdería un amigo y se ganaría el odio del mismo. Pero que mas daba, el estaba enamorado y quería a aquel moreno a su lado cueste lo que cueste.

Con balde y esponja en mano, el blondo abrió lentamente la puerta para espiar si el señor Kim seguía ahí, sonrió al verlo enjuagar su coche con la manguera.

Sin más, salió de su casa acercándose a su propio auto, se coloco de costado a este dándole la espalda al moreno. Llenó con agua su balde para despues remojar la esponja y ponerle un poco de jabón.

Empezó a frotar esta en la parte delantera del automóvil lentamente, viendo de reojo a Jonghyun, el cual al darse cuenta de que el rubio estaba frente suyo lo observo e inmediatamente sonrió, saludándolo con la mano. Kibum le correspondió el saludo, sintiendo como sus mejillas empezaban a tomar color.

Camino lo más sensual que pudo hasta posarse donde estaba al principio, se agacho dejando a la vista su redondo y formado trasero a la vista mientras hacía que fregaba el vidrio delantero del auto.

Rio bajito al lograr su cometido, captar la atención del castaño, sentía sus ojos fijamente posados en él, le gustaba que lo observase así atentamente.

Su remera mojada dejaba ver sus tetillas rosaditas, siguió empapando el coche con jabón, siendo seguido por la atenta mirada del Kim mayor.

Tiro la esponja a un lado yendo ahora por la manguera, la conecto al grifo para luego esperar a que saliera el agua por el huequito. Suspiró al ver que no salía nada, comprobó si estaba bien adherida a la dichosa canilla.

-¿por qué no sale nada? – murmuró bajito para luego llevar la manguera a su ojo, mala idea, apenas lo posó, el agua salió disparada fuertemente haciéndole gritar, aquella cosa se movía descontroladamente mojándolo por completo.

Estaba haciendo el ridículo frente a su vecino. Avergonzado, se desprendió la prenda humera de su pecho, levantándola hasta sus costillas para poder exprimirla.

-¿necesitas ayuda con eso?- giro levemente la cabeza, quedándose quieto en el lugar. Jonghyun se acercaba lentamente hasta donde se encontraba él.

-p… por favor – atino a responder, contemplo los movimientos del mayor el cual tomo la manguera del suelo para luego posarse a su lado

-tienes que sostenerla con fuerza si no quieres que se te escape –explicó mientras se poni detrás del rubio haciendo que este tomara dicha cosa, su respiración cerca de su cuello lo hacía poner nervioso, demasiado nervioso – ahora, con suavidad lo vas moviendo- susurró el castaño en su oído

-¿a… así está bien?-preguntó bajito mientras sentía que el mayor se le pegaba más a su espalda.

-perfecto, aprendes rápido muñeca-

Kibum podía sentir su dureza rosar en su parte trasera, lo estaba apoyando y no se sentía incomodo, todo lo contrario, le maravillaba su cercanía. Con sus manos sobre las suyas, el rubio se hizo para atrás apoyándose en su pecho tonificado, desde esa posición podía oler su colonia embriagante.

-¡Jonggie mi amor, ven a almorzar!- abrió los ojos, sin darse cuenta que los había cerrado, al escuchar la voz de aquella mujer

-sigue tu solo-declaró el señor Kim para luego alejarse de él. No sabía si era su imaginación, o antes de irse el castaño había dejado un ligero beso en su cuello, la calidez que sentía en los brazos de Jonghyun se había ido, remplazándola por la fría soledad.
Lo que había sucedido minutos atrás era un gran avance, por lo menos sabía que no le era indiferente al mayor, que también lo veía con otros ojos y no con los del solo “amigo de mi hijo”.

Decidió entrar a su hogar antes de pescar un resfriado, subió hasta su habitación para cambiarse a un polo de gran tamaño y un suelto short blanco.

El reloj marcaban las diez de la noche, Kibum se acostó en su cama con los auriculares puestos para así hacer que el sueño le llegara.

***

-al fin terminamos, pensé que nunca lo haríamos, me duele mi manito de tanto escribir- se quejaba Taemin, quien se estiraba en su lugar para luego mirar preocupado al rubio- Kibum estas muy callado ¿te pasa algo?

-‘lo que pasa es que ayer tuve un acercamiento, demasiado con tu padre, el cual amo en secreto, y me parece que no le soy nada indiferente’…nada minnie no te preocupes-respondió mientras hacía figuras amorfas en su hoja, no podía mirarlo a los ojos, la culpa le carcomía por dentro.

-desde ayer, que te fuiste de mi casa, estas así

-‘pues claro, desde que lo vi ahí, bajando de las escaleras, con su perfecto rostro y cuerpo, desde ahí es que me encuentro en las nubes rosas’ no es nada en serio – trato de sonreírle para que se tranquilizara y no empezara con su interrogatorio.

- bien… por ahora no preguntare mas- contestó no muy convencido- ah cierto, mañana a la salida del colegio, Jonghyun vendrá a buscarnos

-¿a… a los dos?-

-claro, ya que vives prácticamente al lado, no le cuesta nada acercarte hasta tu casa – Kibum asintió levemente mientras dejaba de escribir- como ya terminamos me voy, hoy es noche de películas así que no puedo llegar tarde, adiós Kibum- sin más , el menor beso su mejilla para luego abrir la puerta e irse a su morada.

Estaba claro que mañana lo vería, despues de lo que había pasado entre ellos, no podría verlo a la cara sin ponerse rojo por completo.

Decidió dormir más temprano, así mañana no tendría ojeras y podría verse impecable para el castaño, aunque este no se percatara de eso. A penas poso su cabeza en la almohada quedo envuelto en el mundo de los sueños, donde un hermoso moreno lo observaba con pasión.


Era lunes, se había levantado de muy buen humor con ganas de asistir al colegio. Escogió las mejores prensas que tenia, una remera negra con la “lengua” de los Rolling Stone y unos pantalones azules, rasgados al frente, dejando ver gran parte de sus muslos.

Se delineo los ojos para resaltarlos más, por último un poco de brillo en sus labios y un pequeño toque de perfume, ya estaba listo para ir a estudiar y esperar con ansias a que sea la hora de salida.

***

Sus pies se movían inquietos, esperando a que el timbre sonara para así poder salir y esperar a que el moreno los pasase a buscar.
-vamos bummie- saltó inquieto el pequeño al escuchar la señal de salida. Ambos salieron posándose a unos metros de la acera- ten mi mochila un rato, necesito ir al baño – masculló el castaño para luego correr nuevamente hacia el establecimiento.

Kibum se quedo parado, balanceándose levemente hasta ver a un coche familiar acercarse. De aquel automóvil gris, el mayor salía de esta como en cámara lenta. Traía una camisa blanca, desabrochada de los primeros botones, con unos pantalones negros y lentes del mismo color.

El señor Kim estaba como quería.

-… ¿Por qué lo miras así?...

-¿así como?

-como yo te miro a ti…-

Se viro lentamente al reconocer la voz. Yonghwa, aquel chico que lo molestaba desde el año pasado, aquel que decía amarlo con sus 17 años. Era muy lindo, no lo iba a negar, pero él ahora tenía a otra persona en la cual pensaba, soñaba y deseaba tener en sus brazos.

-Yonghwa…

-¿te gusta ese señor?- preguntó con el ceño fruncido

-n… no

-tus ojos no dicen lo mismo, Kibum – tomó su rostro sutilmente con ambas manos haciendo que el blondo lo mirara- yo te amo Kibum, daría todo por ti, por favor solo te pido una oportunidad para hacerte feliz

-yo…

-aquel hombre de seguro tiene familia y ama a su esposa, es muy mayor para ti… por favor mírame a mi yo estoy bien para ti Kibum…- se miraron fijamente, uno con amor puro y el otro con la confusión escrita en su rostro.

Al no recibir una negativa, el pelinegro fue acercando su cara hasta lograr que ambas respiraciones se entremezclaran.
Kibum no podía alejarse, sabía que el chico tenía razón, el nunca podría estar con alguien como Jonghyun, ya que este ya había formado una linda familia. Simplemente no tenía el derecho de entrometerse ni separarlos por un “capricho” suyo.

Fue cerrando sus ojos esperando el contacto entre sus labios, fricción que nunca llegó.

-siento interrumpirlos- gimoteó serio el mayor haciendo que ambos se separaran rápidamente– pero ¿no saben donde esta mi hijo?

-él… él fue al baño – respondió el rubio bajando la mirada apenado. Despues de unos minutos de silencio de parte de los tres, Taemin venia corriendo hasta posarse al lado de su padre

-aquí estoy papá, ahora si podemos irnos… oh hola Yonghwa hyung

-hola Taemin… yo creo que mejor me voy, nos vemos despues Kibum – declaró dejando un beso en la mejilla del nombrado, quien enrojeció al instante por el sorpresivo acto.

-suban al coche- demando secamente, ambos niños obedecieron apresuradamente al ver que el mayor no estaba de humor.
Resoplo quedito mientras miraba por la ventana del auto, a veces contemplaba por el pequeño espejito a Jonghyun, quien le devolvía las miradas inexpresivamente.

Estaba enojado y Kibum no sabía por qué… ¿será porque lo vio tan cerca de Yonghwa? ¿Estará celoso?, si era así entonces la idea de darle una oportunidad al chico más joven, se iría por el caño.

-bummie, hoy en la noche le festejamos el cumpleaños a Nana ¿quieres venir?-preguntó Taemin mientras se daba vuelta de su asiento delantero para poder mirarlo mejor

-claro

-puedes invitar a alguien si quieres – alego mientras le guiñaba un ojo- será a lo grande en el patio trasero de mi casa

-estaré ahí entonces- le sonrió levemente para luego murmurar un “hasta luego” y bajarse del coche al llegar a su hogar.
Tenía un plan preparado, invitaría a Yonghwa, ¿para qué? Para poner celoso al Kim mayor, si con lo que aria, Jonghyun no mostraba señales de que quería con él entonces lo dejaría en paz, se alejaría de este y de la familia sea como sea, si era necesario hasta se mudaría para olvidar.

Pero si resultaba completamente lo contrario, entonces daría riendas sueltas a su amor.

***

Se vistió con las prendas más apretadas que poseía, unos pantalones negros entallados, con una remera blanca con figuras amorfas, y unos linos borcegos negros.

Estaba como quería. Sonrió a su reflejo en el espejo para luego bajar las escaleras y esperar a que su invitado llegase a tocar el timbre de su casa.

Lo cual no se hizo esperar, abrió rápidamente la puerta encontrándose con el chico esperado, portaba una linda camisa blanca y unos pantalones azules oscuros.

-¡viniste! … este muy… lindo – el pelinegro lo observó con una sonrisa en su cara mientras tomaba las manos del rubio
-tú también estas hermoso… perfecto… y ¿Dónde es la reunión?

-aquí al lado, vamos – cerró su puerta con llave para luego tomar la mano ajena y así arrastrarlo hasta el patio trasero de su amigo.

Había mucha gente, familiares, amigos, conocidos y muchos, muchos niños correteando de aquí para allá.

La cumpleañera se hallaba en los brazos de su abuela, por lo que se acercó a esta para besar su regordeta mejilla y darle el regalo que había comprado, un oso de peluche color crema. Yonghwa de igual manera les extendió su obsequio, que al estar envuelto con un lindo moño rojo al costado, no se sabía que era.

Se fueron adentrando al lugar hasta divisar la figura conocida de Taemin, quien estaba al lado de otro chico un poco más alto que él.

-¡Kibum, al fin te apareces! –El menor lo abrazó para luego saludar a su acompañante- oh bummie el es Onew hyung, Onew hyung el es Kibum

-mucho gusto Kibum- se inclinó levemente sin borrar la enorme sonrisa que se plantaba en su rostro. Parecía una buena persona, tierna y sensible.

-el gusto es mío-

Pudo percibir que Taemin no le quitaba los ojos de encima a Onew, lo miraba con un brillo especial en sus ojos, escuchando atentamente lo que este le contaba. Le gustaba, y no era muy bueno disimulándolo.

-Kibum vamos a bailar- susurró en su odio el pelinegro

-está bien- sin más acepto, siendo llevado por este a mitad del jardín, donde ya otras personas bailaban al compas de la música.
De un momento a otro Yonghwa lo tenía prisionero en un abrazo por detrás, posando sus manos en su cadera, aquella que se mecía al ritmo de la melodía.

Sus ojos buscaban con desesperación aquel cuerpo moreno, pero no lo hallaba, hasta que lo vio al rincón, cerca de la mesa de dulces, con un vaso de cerveza en mano y la otra ocupada en la espalda de su mujer. Se besaban lentamente importándoles nada su alrededor.

Eso le dolió, le dolió hasta lo más profundo de su ser, porque en vez de estarlo buscando, como él lo hacía, prefería besuquearse con su esposa sin importarle que los vieran.

¿Qué esperaba? Que dejara a su linda mujer por él, no, no lo aria y nunca pasaría, simplemente porque se amaban y no planeaba hacerle caso a los coqueteríos del niño rubio.

Estaba claro que Jonghyun no lo veía con otros ojos, si no ya le estaría pegado a su acompañante por manosearlo tanto.

“El amor duele, porque uno siempre se fija en la persona incorrecta”

-Yong…Yonghwa no… no me siento bien- murmuró dándose vuelta, aun siendo prisionero en los brazos ajenos-me quiero ir casa

-¿Qué te duele bummie?- con una de sus manos, poso ésta en la frente del rubio mientras que la otra la dejo en una de sus mejillas- ¿la cabeza?

-si…me quiero ir –

-está bien, vamos –

-primero me quiero despedir de Taemin para que no se preocupe- el otro asintió a lo que Kibum lo jalo por el lugar buscando al dueño de casa. Al fondo, cerca de la piscina, estaba el menor besándose tiernamente con ese chico que le había presentado. El rubio prefirió no interrumpir por lo que se fueron sin despedirse de nadie.

Al llegar a la puerta de su casa, Yonghwa posó sus labios en su frente alegando que lo vería otro dia y que se mejorara pronto, al verlo irse el blondo entro a su hogar, subiendo las escaleras hasta llegar a su cuarto y tirarse a su cama a llorar.

No sabía por qué sollozaba hasta que recordó el motivo. Su amor no podía ser por lo que costaba sacarlo de su corazón, se sentía como si le arrancaran la piel estando todavía vivo, era como si se estuviera ahogando en un mar de alfileres. Le dolía, dolía amar a una persona y no ser correspondido, pero tenía que olvidar, si el mayor no lo quería no podía obligarlo a hacerlo.

La mejor opción era distanciarse un poco de ellos, claro estaba que de Taemin no podría ya que lo veía casi todos los días, pero evitaría ir a su casa, ya no quería pisar ese lugar, no quería verle la cara al moreno ni a su esposa.

Con esos pensamientos en su cabeza, sus hipidos se fueron calmando hasta quedar dormido.

***

Ya habían pasado dos semanas en las cuales pudo evitar perfectamente al castaño. Si este salía de su casa, Kibum esperaba hasta que se fuera así poder salir él. Cuando Taemin le decía que su padre podía acercarlo a su casa, el rubio se negaba prefiriendo así irse con Yonghwa, quien se ofrecía a acompañarlo hasta su hogar aunque su casa de este quedara lejos.

Su plan estaba funcionando, aunque sus sentimientos seguían intactos, por lo menos, ya no dolía tanto.


-Kibummie, mi amor te estoy hablando ¿me estas escuchando?-levantó la mirada de su comida, dejando de mover su cuchara.

- si mamá te estoy escuchando- Krystal frunció el ceño mientras posaba sus manos en su cadera

-¡no me mientas jovencito! Haber ¿que estaba diciendo?- la miro pensativo tratando de recordar algo de las tantas cosas que su madre mascullaba- ves no me estas prestando atención, hijo estos días has estado muy cayado y triste

-es solo el estrés, me han estado dando mucha tarea-contestó dándole una probada a su puré de zapallo

-por eso mismo es que con Suzy hemos estado planeando un viaje – levando rápidamente la mirada al oír el nombre de esa señora- nos vamos hoy hasta el lunes bebe, ¡no es fantástico!, pedí en mi trabajo que me dejaran estos dos días libres por lo que no hay que preocuparse por nada.

Oh no, el no iría a esas mini vacaciones y menos con esa familia.

-no mamá…yo no puedo ir-

-¿Por qué no?

-porque… mañana es el cumpleaños de Yonghwa y… y le prometí ir – su progenitora lo miraba no muy convencida de lo que decía, tenía que inventar algo rápido- aparte él… no tiene padres y y esta solo, es muy depresivo y si no voy no se qué locuras cometerá si no me ve… por favor déjame quedarme

-pero hijo… entonces… yo me quedo y todos felices

-no no, no todo los dia te dan libres en el trabajo mamá, por que mejor no vas tú y disfrutas este fin de semana

-pero dejarte solo…. No se hijo

-no te preocupes por mí, yo estaré bien, se cuidarme – le sonrió levemente para calmarla, sabía que a su madre le costaría dejar que se quede.

-… está bien, pero me llamaras cada media hora- afirmó mientras se acercaba a su hijo para dejar un beso en su mejilla- me voy a arreglar mi maleta

-ve tranquila -

Despues de media hora el coche que tan bien conocía estaba estacionado en frente de su casa con toda la familia dentro, Kibum a duras penas tuvo que salir para llevar el equipaje de su madre.

-¡Kibum!- un Taemin alegre salía del coche al ver al rubio en medio de su jardín- ¿estás feliz por este viaje? ¿No es genial? ¡Nos vamos juntos!- el blondo solo atino a sonreírle. Trato de evitar a ese moreno que se apoyaba en su auto, aquel que lo miraba raro.

-minnie yo… yo no voy a ir- el semblante feliz del menor se fue esfumando hasta quedar en un puchero triste

-¿Por qué no vas? No hay tareas Kibum así que no tienes escusas

-mañana es el cumpleaños de su novio y no se lo quiere perder por nada- habló entre risitas su madre, quien se había puesto a su lado

-¡mamá!

-¿novio que novio?-interrogó su amigo, su madre sí que sabia como avergonzarlo.

-Yonghwa pero no es mi novio, no sé qué cosas inventas mamá

-no, mejor dicho que cosas eres capaz de inventar tú para estar con él, si no es tu novio entonces te gusta, porque decir que es depresivo y otras cosas cuando no lo es, es porque te gusta y mucho

-oh ya entiendo… entonces en otra ocasión será –

-no estés triste Taemin, capas en otra salida si podamos ir todos juntos, cambia esa cara- el blondo lo abrazó un rato para luego soltarlo y dejar que se metiera en el coche

-hijo cuídate, si vas a hacer “cosas” con ese chico dile que se proteja- sus ojos se agrandaron y sus mejillas se tornaron rojas, ¿Cómo podía decir esas cosas? Y tan alto como para que los demás escucharan

-¡mamá!

-está bien, está bien, nos vemos el lunes cielo, adiós- sin más se despidió a lo que Kibum entro rápidamente a su casa.
Sonrió triunfante, había pasado sin problemas otro obstáculo, no vería su cara todo el fin de semana, aunque en esas semanas tampoco lo había hecho.



10:30 p.m, Kibum se encontraba tirado en el sofá ya bañado y con solo un polo color rojo y sus bóxers negros, ya que no había nadie en casa, podía andar como quisiera por esta. Su mirada se encontraba clavada en la tele hasta que todas las luces de la casa se apagaron fundiéndolo en la oscuridad.

Asustado, camino hasta la cocina para ver por la pequeña ventana si las demás casas estaban en el mismo estado que la de él. Y claro que lo estaban, era un apagón en toda la manzana.

Suspiro resignado mientras sacaba un vaso de la alacena y la llenaba de agua. La iba tomando despacio hasta que sus sentidos se alertaron al percibir una respiración en su cuello.

¿Acaso era un ladrón? Pero si no lo escucho entrar por la puerta ‘es obvio que no lo vas a escucha Kibum, por algo son ladrones, idiota’, se reprendió mentalmente. Dios, hubiera aceptado ir con su madre y aquella familia a esas mini vacaciones y no estar ahí a punto de ser robado y por qué no violado por esa persona, y por si fuera poco no traía mucha ropa en sima, otra razón para ser abusado.

Dejo el vaso en la mesada para luego darse vuelta rápidamente. Era como si su alma hubiera vuelto a su cuerpo al verlo a él… solo que la pregunta era ¿Qué hacia ahí?

-¡santos cielos señor Kim, casi me mata de un susto!- llevó una mano a su pecho tratando de calmar a su agitado corazó

-no te asustes, soy real- exclamo acercándose un poco más.

-¿Qué… que hace aquí? ¿Cómo entró?

-entre por la puerta de atrás… y estoy aquí para ver como estabas- alego acorralándolo en la mesada posando sus manos en esta-¿por qué no quisiste venir? ¿Fue por tu novio realmente?

-yo… - su cabeza no alcanzaba a entender lo que estaba sucediendo, Jonghyun estaba en su casa, Jonghyun lo estaba acorralando, Jonghyun lo miraba de una manera diferente – es que…

-sabes, estas semanas extrañe ver tu hermoso rostro-declaró mientras con una de sus manos tomaba delicadamente el rostro del rubio para luego acercar su cara a su lóbulo- … y tu excitante cuerpo- su aliento hacia que se estremezca entero. Si esto era un sueño entonces lo disfrutaría a su gusto.

-señor Kim…- susurro bajito haciendo que el nombrado lo mirara. Jonghyun lo atrajo con firmeza y en un instante se hallaba tan cerca de Kibum, podia sentir su respiración en su barbilla, su aliento en su aliento, su boca en la suya. Percibió el roce de sus labios suaves, otra vez solo el roce, el blondo llevo sus manos a su espalda para sujetarlo con fuerza. Cerró sus ojos mientras el moreno disfrutaba de su lengua, sus dientes, una de sus manos se hundía en su cabello y lo acaricia. El beso se tornó más sustancial, ambos respiran con rapidez, En su aliento hay ecos de frescura y sensualidad. Sus labios empezaban a mecerse en una apasionada fluctuación de movimientos, aceptando con profundidad, luego rehusándose un poco y después equilibrando la presión de los suyos.

Dentro de la brumosa oscuridad que se matiza en perfumes y emociones de fantasía, disfrutaron la entrega total. Jonghyun tomaba con furia todo su cuerpo y al hacerlo parecía que fuera su alma la que tiene enlazada a la suya. Ahora ya nada podría separarnos, ni la misma distancia.

¡Dios! Sentía que volaba, que flotaba por el cielo sin miedo de caerse, era como si miles de plumas le hicieran cosquillas por todo el cuerpo.

Ambas manos del moreno se posaban en su cintura, aferrándose a él con posesividad, los brazos del blondo se mantenían enroscados en el cuello del mayor. El oxigeno les faltaba, ya sentía que el aire se le acababa pero de igual forma no quería separarse, temía que cuando lo hiciese todo fuera un sueño y terminara cayendo en la cruel realidad de que el solo era una ilusión.

A duras penas lo alejó con sus manos posadas en su pecho duro, sus jadeos se hallaban temblorosos, sus ojos no perdían el contacto con los ajenos, sus mejillas se mantenían en un tono rosa. Era real, todo era real y no un sueño efímero.

Jonghyun tomo la iniciativa besando su cuello con fervor, enterrando sus dientes en este.

-¿Dónde está tu cuarto?-preguntó ronco dejando un rastro de baba por toda la extensión de su cerviz.

-en… en la planta de… de arriba a la izquierda…- sin más el moreno tomo sus piernas haciendo que el menor las enroscara en su cintura. Subieron entre besos hasta llegar a su habitación y posarlo en su cama delicadamente.

Propinó besos por toda su cara, pasando de su cuello hasta su clavícula. Hizo el amague de querer sacarle la polera, a lo que el menor se dejó con nerviosismo. Sabía lo que harían, no podía dar marcha atrás, él quería hacerlo y más si era con Jonghyun.

El mayor se colocó encima de él con una pierna de cada lado. Con sus manos grandes iba desabrochando su camisa hasta quedar en las mismas condiciones que el rubio. Su cuerpo estaba bien formado que invitaba a tocar esos abdominales con anhelo.

Kibum lo atrajo hacia él para volver a tomar su boca roja, en apenas minutos se volvió tan adicto a esos labios. Sus manos inquitas tocaban cada rincón de ese cuerpo moreno, se arriesgó a dejar un chupetón en su cuello venoso recibiendo gemidos satisfactorios.

Despues de besos y caricias delicadas, ambos cuerpos se rozaban exquisitamente, piel con piel, boca con boca, sus manos entrelazadas al entrar al paraíso.

Dolía, pero se sentía tan bien. Los dos se movían al compás, lento, suave para luego arremeter fuerte y certero haciéndolo jadear de placer.

Sus hebras rubias se pegaban en su frente, apretó mas sus manos a las contrarias al sentir que llegaba a su fin. Bastaron con un par de embestidas para que el mayor se derramara en su interior, marcándolo como suyo.

Jonghyun se acostó a su lado atrayendo el cuerpo del blondo con sus brazos, beso tiernamente su frente luego de acomodar su flequillo.

-Kibum…- el nombrado abrió los ojos mirando de lleno a aquellos marrones que lo atraían-… no sé que me has hecho pequeño… pero no me quiero separar de ti… te necesito

-no lo hagas…- llevo una de sus manos a la mejilla del moreno para luego acercar un poco su rostro y dejar un beso en sus labios tibios-… se que tienes una familia, unos hermosos hijos y una mujer encantadora pero… yo quiero estar contigo

-¿aunque pudiera ser tu padre?-

-pero no lo eres- sentencio bajito. Se quedaron mirándose por un rato hasta que el mayor suspiro para luego sonreír perezosamente.

-sabes…desde que te vi ese dia que fuiste a mi casa , no te pude sacar de mi cabeza, pensé que me estaba volviendo loco por fijarte en ti, un niño de 15 años, puro e inocente. Me sentía sucio, asqueado de mi mismo por tener pensamientos impuros hacia ti… por obsesionarme contigo siendo amigo de mi hijo, por pensarte más a ti y no en mi esposa… por darme cuenta que ya no la amaba como antes- se quedo callado un momento para luego seguir con su relato- … el dia que te vi con ese chico a punto de besarse, me invadió la rabia, los celos, de que el te podía tener y yo no, echándote la culpa a ti por ponerme en ese estado. Admito que trate de alejarme de ti, de alejar esos sentimientos que pensaba, no llegarían a nada… pero esas dos semanas que desapareciste como arte de magia, me sentí morir, algo me faltaba, me sentía vacio y era porque… tu no estabas…

-Jonghyun…

-y las vacaciones era un excusa para poder verte, para poder sentir tu presencia cerca de la mía, para poder sentir tu esencia embriagante, oler tu perfume, ver tus ojos y saber que existías, que no eras producto de mi imaginación. Cuando dijiste que no irías quede sorprendido, quería saber el por qué no irías, la curiosidad es la que me trajo hacia ti hoy, el cariño, el deseo de tenerte solo para mí.

-quieres decir que… ¿me quieres?-preguntó ilusionado

-te quiero Kibum, aprendí a hacerlo y sé que también aprenderé a amarte

-entonces… nosotros…. ¿somos algo?

-te quiero para mí – contestó decidido dejando un beso en su frente

-¿dejaras a tu esposa por mi?- ya que estaba confesándose, aprovecharía para sacarse las dudas.

-si Kibum, la dejare por ti

-¿y tus hijos?

-los veré siempre cuando pueda

-¿y si Taemin me odia por alejar a su padre de su madre?

-no lo hará, ahora dejemos de hablar de eso y mejor durmamos- mascullo mientras abrazaba el cuerpo frágil del rubio por detrás, dejando un beso en su cuello.

-¿Jonghyun?

-¿sí?

-¿Cuántos años tienes?

-¿cuánto me das?- pregunto divertido

-mmm pareces de 25 años

-pues tengo 50

-¿Qué?- se dio la vuelta viéndolo sorprendido

-era broma, era broma- el rubio hizo un puchero al verlo reírse en su cara, por lo que le propino un golpe a su pecho desnudo

-tonto, hablando en serio ¿cuánto tienes?

-32 años ¿viejo no?

-para nada – contesto acurrucándose en su brazos cálidos- mi sueño se volvió realidad… eres mi sueño de amor

-lo nuestro no es un sueño, es real – tomo su mano blanca y fina, entrelazando sus dedos

-muy real – cerró sus ojos con una sonrisa plasmada en su cara.

Nunca peso que Jonghyun vendría a él, ni mucho menos que le correspondiera. Cuando menos lo espero, el amor vino a su puerta y se quedo instalado en su ser para siempre…







¿les gusto? *--*














Última edición por MarShawol el Miér Abr 24, 2013 3:50 pm, editado 1 vez
MarShawol
MarShawol

Femenino

I ♥ Jonghyun ♥
Mensajes 330

Volver arriba Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty Re: D r e a m f o r L o v e

Mensaje por Mika Shipper JongKey el Mar Abr 23, 2013 3:46 pm

aparto
Mika Shipper JongKey
Mika Shipper JongKey

Femenino

I ♥ Jonghyun ♥
Mensajes 7

Volver arriba Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty Re: D r e a m f o r L o v e

Mensaje por Linda Bling el Mar Abr 23, 2013 8:05 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

♥ ME ENCANTO!!!!!! ♥
Estuvo tan kajgsiaudfaajnaskl *A*
Asi Key todo sexy seduciendo a jonghyun :QQQQQ
LOL Primero el tonto de Jonghyun diciéndole mujer a Bummie xD
pero nose lo ame esque y luego Yonghwa de tercero pobrecito se quedo sólito :'C pero nimodo Key es de Jonghyun FOREVA xD
Y hasta Taemin ese pequeño diablillo hasta se quedo con el pollo! > <''
y al final que el pervertidote de jonghyun termino prácticamente violando a key XDD
Pero no hay problema ya que a key bien que le gusto :3
Bueno que mas decirte?
Solo que me gusta cada día mas como escribes has ido mejorando MUCHISISISIMO Ahora escribes AUN MAS Hermoso :'D
Que tengas un bonito diatardenochemadrugada(?)
Annyeong~!! Te me cuidas! *3*~♥

Linda Bling
Linda Bling

Femenino

I ♥ Jonghyun! 종현♥
Mensajes 349

Volver arriba Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty Re: D r e a m f o r L o v e

Mensaje por Kohu el Mar Abr 23, 2013 8:58 pm

Este pecho aparta y edita después xd

Aww *-* Amé el Oneshot D: Estuvo tan akjdskljdijsdsa
Me gustó mucho, el como Key espero por su "amor" y este vino inesperadamente, siendo el padre de Taemin o-ó. Amé también como Jjong fue a buscarlo <3

Vi que les duplicaste la edad, Key 15 y Jjong 32 D: Diría que ese amor es una locura, pero porque re afirmar que el JongKey es una locura que extasía ! Gracias por el oneshot :3


Última edición por Taemin Lee el Miér Abr 24, 2013 4:05 pm, editado 2 veces (Razón : La edad LOL)
Kohu
Kohu

Femenino

I ♥ 이태민
Mensajes 262

Volver arriba Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty Re: D r e a m f o r L o v e

Mensaje por valeri02 el Mar Abr 23, 2013 10:13 pm

OMGGGGG lo ameeeee key de 15 y jong de 32....asdfgfdsasdfg me encanta cuando se llevaan tanto :P eso merece ser un fanfic y no solo un oneshor u.u
valeri02
valeri02

Femenino

I ♥ Key
Mensajes 21
https://twitter.com/Kibummie_diva

Volver arriba Ir abajo

D r e a m  f o r  L o v e  Empty Re: D r e a m f o r L o v e

Mensaje por PandaBox el Miér Abr 24, 2013 1:12 am

:$: me encanato!!!
PandaBox
PandaBox

Femenino

I ♥ Onew Taemin Jonghyun Minho Key
Mensajes 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.