Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Promesas ~Dios vive en nuestras palabras~ Empty Promesas ~Dios vive en nuestras palabras~

Mensaje por hinayaoi el Mar Ene 21, 2014 1:08 pm

Titulo: Promesas
Autora: Hinayaoi
Pareja: 2min
Nota: un pequeño one shot por el aniversario del 2min!!... si quieren una continuación dejen sus comentarios... de verdad hice lo mejor que pude en este shot, espero lo disfruten y perdón si tiene errores ortográficos, realmente lo hice en unas dos horas... todo por amor al 2min!!




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


Han pasado ya diez años de aquella promesa infantil y aun me pregunto por qué no puedo olvidarla, así como al parecer tú lo hiciste, al contrario tus palabras están tatuadas a fuego en mi corazón y mente.
Aun cuando el tiempo ya paso me encuentro viendo fijamente los vestidos de novia en el aparador de una tienda para bodas, ya soy mayor y sé que dos personas del mismo sexo no se pueden casar, sé que es algo anormal, pero yo aún sigo esperando tu regreso y cumplir la promesa que me hiciste, yo aún te amo hyung como lo vengo haciendo desde la infancia.

Como olvidar nuestros juegos infantiles hyung, desde que tengo uso de razón tú has estado a mi lado, todas mis memorias del pasado están llenas de ti, de tus ojos, de tus sonrisas y de tus palabras.

Aún recuerdo lo que mi abuela siempre nos decía cuando éramos pequeños y tratábamos de evadir nuestros castigos después de hacer alguna que otra travesurilla, siempre nos dijo que dios vive en nuestras palabras y es por eso que no podemos mentir, siempre creímos que así era yo aún lo sigo creyendo, pero al parecer tú lo olvidaste.

Como has estado en todo este tiempo hyung has estado comiendo bien?, aun sigues igual de competitivo?, ya tienes novia?, ya te olvidaste de mí?.

Mi mente me traiciona más de la cuenta en esta fecha para mi todos los 27 de cada mes tienen un significado importante para mí, esa es la fecha más dolorosa, en aquel 27 de agosto en el que tú me dejaste para irte a los estados unidos con tus padres, es la fecha más dolorosa y la más feliz al mismo tiempo, es la fecha de nuestra promesa, y yo aún creo que algún día vendrás por mí, no sé si es tonto aun pensar que aquella promesa infantil es real.

Mi mente divaga y me transporta a aquellas memorias tiernas y felices de nuestra infancia en donde éramos solo tú y yo contra el mundo.

Te acuerdas hyung como me molestaban los niños de nuestro jardín de niños por mi cabellos largo y castaño y mis ojos claros, aún recuerdo todos me decían que era una niña con nombre de niños, siempre se burlaban de mi aspecto tan frágil y femenino, hasta que tu mi príncipe saliste a mi rescate, callándolos a todos diciendo que yo era tu novia, palabras de un niño quizá pero que un hoy en día las creo, creo en que soy tu novia hyung eso está mal?.

Desde ese día te convertiste en mi protector, en mi amigo, y novio, aun que sonara extraño los niños lo veían normal, pero la maestra nos dijo que dos niños no pueden ser novios que eso estaba mal, y yo llore y tu una vez más me rodeaste con tus brazos como tantas beses antes y le gritaste a la maestra que yo era tu novia y que algún día nos casaríamos, que tu no mentías porque dios vive en nuestras palabras y por eso no podemos mentir, la maestra solo abrió grandes los ojos por la sorpresa y formo una perfecta “O” con los labios y nunca más se volvió a tocar el tema.

Secretamente yo era feliz, porque creía en tus palabras, nosotros nunca mentíamos por lo que la abuela siempre nos decía que dios vive en nuestras palabras.

El tiempo pasó entre risas y juegos, entre inocentes miradas llenas de amor y admiración de mi parte y de ternura, calidez y cariño que tú me brindabas.

Pasamos momentos inolvidables, nuestros padres eran felices viendo como nuestra amistad se fortalecía más al pasar el tiempo.

Hasta que el trágico día llego, ese día lo tengo tan presente en mi mente.

Llegaste a mi casa como todos los sábados pro la mañana, me invitaste al parque en donde nos la pasamos jugando un buen rato hasta que te pedí que fuéramos por un helado, caminamos a nuestra heladería favorita, pedimos nuestros respectivos helados el mío de banana milk y el tuyo de menta con chicle una rara combinación pero así te gustaba a ti, nos sentamos en las mesitas de afuera de la heladería mientras nos comíamos nuestros helados, me pediste que te diera un poco del mío y yo rápidamente te acerque mi helado a la boca y tú me diste del tuyo, como siempre compartiendo lo que comíamos.

Nuestras madres decían que parecíamos un pequeño matrimonio cuando hacíamos eso, yo era feliz por eso, todo el mundo reconocía que algún día tu y yo seriamos esposos.

Después del helado fuimos a los video juegos en donde me dejaste ganar y fue ahí donde lo note, había algo raro en ti, tu jamás te dejabas ganar antes, y me fije seriamente en ti y lo note tus grandes ojos tenían un brillo de angustia y tristeza, tus ojos chocolates parecían derretirse conteniendo las lágrimas, me asuste pensé que algo malo estaba pasándote.

Hyung pasa algo malo- te pregunte aunque la voz me temblaba más de la cuenta, tu reacción me asusto más, bajaste la mirada y me tomaste de las manos.

Taminnie, me voy a mudar a estados unidos a papa le están ofreciendo un gran trabajo halla y el acepto, nos vamos mañana en la mañana- me respondiste con la voz entrecortada por las lágrimas que escurrían por tus mejillas, yo solo no lo podía creer me estaba dejando cuando me dijiste que siempre estaríamos juntos y que me protegerías siempre.

No hyung no te puedes ir, recuerda tú me prometiste que siempre estaríamos juntos y que me protegerías siempre, no podemos mentir hyung lo sabes verdad, no podemos porque dios vive en nuestras palabras - te grite y te daba de manotazos en el pecho aunque mis golpes no te hicieran daño, yo realmente estaba asustado.

Lo sé taeminnie se lo que prometí, pero no puedo quedarme acá entiende- me dijiste con suma ternura mientras me limpiabas las lágrimas que salían sin mi autorización, pero que podía hacer solo tenía diez años y me estabas diciendo que te irías de mi lado.

Hyung mentiroso, MENTIROSO- te grite tan fuerte - dios vive en nuestras palabras, hyung no es bueno mentir, mentiroso tu dijiste que siempre estaríamos juntos¬- después de esas palabras solo me eche a correr hasta que mis pies no dieron más y llegue a nuestra casita del árbol que estaba en el patio trasero de la casa de la abuela.

Pero como siempre mi príncipe llego a rescatarme, llegaste y me abrazaste y lloraste conmigo.
Lloramos como cuando teníamos 3, permanecimos abrazados un buen rato, yo escondiendo mi cara entre tu pecho ahogando mis sollozos y mis lágrimas y tu mojando mi hombro y cuello.

Nos separamos al poco rato de que pudimos regularizar nuestras respiraciones, me tomaste de las manos y las pusiste sobre tu corazón, me viste directo a los ojos y fueron esas palabras las que me hicieron sonrojar como nunca y por las cuales aun después de tanto tiempo te sigo esperando.

Taeminnie yo te amo y te prometo que regresare por ti y cuando lo haga nos casaremos es una promesa- lo dijiste tan decidido, con las llamas del éxito en tus ojos, esas llamas tan características en tu mirada cuando te propones algo hasta cumplirlo, yo solo asentí y te abrace.

Después de eso la abuela llego y nos hizo bajar y una vez más hiciste tu promesa delante de la abuela, quien sonrió gustosa y te recalco

Minho- ah, recuerda que no podemos mentir porque dios vive en nuestras palabras
Con esa advertencia, me tomaste de la manos y entrelazamos nuestros dedos y con voz firme lo dijiste una vez mas

Yo regresare por taeminnie y nos casaremos te lo prometo abuela, yo lo are feliz

Yo solo te veía con admiración, amor e ilusión por tus palabras.

Después de eso nos fuimos a dormir al cuarto que usábamos cada vez que íbamos de visita ahí de la abuela, dormimos abrazados y me prometiste que te despedirías de mi antes de irte al día siguiente, pero a la mañana siguiente cuando me desperté no estabas te avías ido sin despedirte.

Mentiroso - dije en silencio conteniendo las lágrimas que trataban de escapar de mis ojos.

La abuela entro y me vio con ternura y tristeza reflejada en sus ojos y me entrego la carta que me dejaste.


Querido Taeminnie

Sé que prometí despedirme de ti, pero no pude realmente lo siento, pero iba ser más doloroso para ti y para mi decirnos adiós, así que mi pequeño perdóname y no estés triste.

Sonríe siempre y cuando estés triste siempre puedes ver al cielo, las estrellas y la luna yo aunque este a kilómetros de distancia de ti veré ese mismo cielo, esas mismas estrellas, y esa misma luna, ellos nos conectaran siempre recuérdalo.

Algún día regresare por ti TaeMin y nos casaremos, asique espera por mi pequeño Taem
Espérame no sé cuándo regresare pero lo hare y nunca te voy a dejar nuevamente, te lo prometo.

Att.
Tu príncipe rana
Choi Minho


Llore aún más cuando leí la carta, y te confieso algo hyung, aún conservo esa carta, la leo cada vez que te extraño y te necesito a mi lado.

El tiempo pasa muy rápido y cuando me di cuenta la abuela se nos había adelantado, se fue, ella también me dejo como tú lo hiciste alguna vez, solo que ella no prometió regresar.


Estoy tan triste hace apenas tres días que murió, murió tan cerca a esa fecha tan agridulce para mí, y sabes cuales fueron sus últimas palabras

Taeminnie, espéralo, yo sé que el vendrá por ti, lo prometió y dios vive en nuestras palabras, espéralo, y cuando llegue el momento se feliz mi pequeño, se feliz, la abuela te ayudara un poco, pero no llores cuando me valla y espéralo.

Esas fueron sus palabras, fueron palabras para ti y para mí, fueron su bendición para que tú y yo seamos felices, pero porque aún no vuelves por mí?, ya me olvídate hyung?, olvidaste tu promesa?, olvidaste que dios vive en nuestras palabras?, olvidaste a la abuela?

Dime hyung, contéstame, porque yo ya no puedo seguir esperando a alguien que tal vez nunca regresara.

Aun no puedo creer que el tiempo pase tan rápido ya son diez años desde la última vez que vi a mi pequeño Taeminnie.

Me recordara?, recordara aquella promesa infantil?, infantil si pero tan sincera y hecha con todo mi corazón.

Sé que tarde mucho tiempo taeminnie pero por fin hoy ya estoy aquí, regreso por ti mi pequeño, aunque no quería regresar de esta manera, no para darte el pésame por la muerte de la abuela.

Pero me alegro poder estar a tu lado en estos momentos tan tristes, yo también extrañare a la abuela.

Me carcome el miedo y mi corazón tiembla ante la anticipación de tu reacción, pero ya estoy aquí, así que toco a tu puerta, cuando me ves tus ojos brillan y tu cara es de total sorpresa, es bueno saber que no me has olvidado taeminnie.

Paso y le muestro respeto a la abuela, me dices que tus padres no están salieron de viaje de emergencia, mi corazón da un salto al saber que estamos solos.

Pero tu mirada que antes me mostro un brillo ahora la veo con un ligero tinte de angustia, meto mi mano al bolsillo de mi pantalón y aprieto fuerte la pequeña caja que guarda dentro de ella la representación de mi promesa.

Cuando estoy a punto de sacarla me hablas

Hyung me alegro que haya vuelto, como le ha ido?- me preguntas con esa emoción e inocencia tan características de ti.

Aun cuando ya eres todo un joven de veinte años te sigues viendo tan lindo, tierno y lo que me preocupa te ves tan sexy con ese cabello rojo.

He estado bien Tae, gracias por preguntar, de hecho vine para quedarme, pondré un negocio aquí en corea¬- te respondí emocionado por mis planes y no solo por mi pequeña empresa que iba abrir, sino por que vine para cumplir aquella promesa, que espero no hayas olvidado mi pequeño.

Me dijo Tae, ya no soy más taeminnie, bueno sería raro ya que soy un adulto, pero a mí no me molestaría que él me dijera así, será que ya no me ama como antes, de verdad te olvidaste de mi hyung?

En su cara de pronto se refleja la tristeza, y me preocupa, trato de acercarme a él pero se levanta y yo solo lo veo preocupado.

No sé qué pasa pero no me gusta para nada su reacción y si de verdad olvido la promesa que le hice?
Es tarde Tae, es mejor que me valla- aunque realmente no quería irme por eso mi voz salió un poco opaca

Cuando dijo que se iba no supe cómo reaccionar, y si no lo veía otra vez, después de todo no menciono nada de la promesa.

Solo vino a mostrar su respeto a la abuela, pero no vino por mi como lo prometió.

Y en un arranque de nervios y ansiedad lo detuve, lo jale de su chaqueta.

Me sorprendió la reacción de mi pequeño, pero estaba tan feliz que mi corazón estallo en miles de fuegos artificiales y sin dudarlo lo envolví en mis brazos.

Regrese Taeminnie, regrese por ti y te prometo que nunca más me iré de tu lado- lo dije seguro, pero con las lágrimas amenazando con salirse de mis ojos, mi pequeño no lo contuvo más y envolvió sus brazos alrededor de mí y lloro como aquella vez en nuestra casita del árbol.

Lo recordaste hyung, recordaste tu promesa- le dije, con las lágrimas al rojo vivo, pero no me importaba, las mariposas se dispersaron desde mi estómago hasta todo mi cuerpo, y mi corazón estallo de la felicidad.

Por supuesto que lo recordé, siempre lo he hecho, todo este tiempo esa promesa que te hice fue la que siempre me mantuvo de pie, por esa promesa trabaje tan duro para poder regresar, regrese por ti Taeminnie- dije ya con las lágrimas bajando silenciosas por mis mejillas, lo separe un poco de mi cuerpo y me acerque despacio a esos labios tan tiernos y sexys, mi pequeño solo cerro los ojos y elevo su rostro, deposite un beso suave y tierno.

Me beso con delicadeza transmitiéndome todo su amor y ternura, llore entre el beso pero de felicidad.
Por fin mi amigo, mi amor, mi otra mitad, mi corazón estaba de regreso.

Bienvenido a casa hyung- te dije con una sonrisa boba después del beso que compartimos.

Estoy en casa Taeminnie, perdón por hacerte esperar diez años por mi regreso.

Negaste con la cabeza escondida en mi pecho.

Me pegue más a tu cuerpo e inhale tu aroma, tu esencia de hombre, un olor entre madrea y menta tan fresco y tan masculino, tus brazos rodearon mi cintura y tu calor se fusiono con el mío llenándome de una calidez y paz tan embriagante, que solo suspire y me aferre a ti aún más.

Bese la coronilla de tu cabeza y te susurre al odio... Taeminnie te quieres casar conmigo?!- saltaste entre mis brazos y despegaste la cabeza de tu escondite que era mi pecho y me viste directo a los ojos, tus hermosos ojos miel brillaban como oro por la emoción, saque la cajita, me arrodille, sostuve una de tus manos y una vez más te pregunte

Taeminnie te quieres casar conmigo?

Tu solo asentiste, deslice el anillo de oro sobre tu dedo delgado y fino y tú te arrojaste a mis brazos provocando que ambos cayéramos al suelo, me besaste toda la cara y yo atrape tus labios con mi boca y te bese con todo el amor y ternura que me inspiras.

Te fuiste de mi vida un 27 de agosto y vuelves a mi exactamente un 27 de agosto, tu sincronización es perfecta hyung aunque debo decirlo tu sincronización también apesta hyung malo, pero a partir de hoy esta fecha va a ser muy importante para nosotros verdad minho-ah?

Por supuesto prometido mío, esta fecha será la más importante, esta fecha a partir de hoy será nuestro aniversario.

Te prometo nunca más dejarte mi pequeño

Y yo te prometo nunca dejarte ir y es una promesa hyung

y recuerda ¡¡Dios vive en nuestras palabras!!


hinayaoi
hinayaoi

Femenino

I ♥ Minho y Taemin
Mensajes 45
http://hinayaoi-2min.blogspot.mx/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.