Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You & I Empty You & I

Mensaje por Wina el Dom Dic 11, 2011 12:04 pm

Titulo: You & I
Autor: Yo .__.
Género: Romance, Songfic
Parejas: Ontae
Personajes: Onew, Taemin, Taesung.
Nota: Basado en la canción You & I de IU♥




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]





Inclino la cabeza hacia un lado mientras un suspiro de impaciencia escapa de mis labios, desvío la vista de la libreta donde tenía escrita la mitad de mi redacción de inglés y observo atentamente la hora que marca el antiguo cuco que adorna el salón de mi casa, inevitablemente hago un puchero por la frustración, siento ganas de levantarme y mover aquella manecilla, ¡faltaba tanto para que llegase Hyung del instituto!

Pero no puedo desconcentrarme, he de acabar toda mi tarea para cuando lleguen poder jugar con ellos. Sonreí dando golpes a uno de los libros desparramados en el suelo con el lápiz, yo estaba tumbado bocabajo en la alfombra roja siendo calentado por la cálida hoguera, si Hyung estuviera aquí mis deberes hubieran acabado hace mucho, pero para él los ejercicios de un chico de quince años se le antojaban humillantemente fáciles.

Cuando acabé el último calculo de matemáticas y cerré el cuaderno escuché el sonido de la cerradura abrirse y de un salto me levanté, tropezando con mi mochila, y corrí hasta la entrada.

No me había equivocado, Hyung no venía solo, a su lado le acompañaba un chico de bonita sonrisa y brillantes ojos que conocía muy bien, la emoción me embargó y sin poder hacer nada por impedirlo me lancé a abrazarlo para darle la bienvenida.

-¡Onew Hyung! ¡Hace mucho que no vienes!

Sonó su risa por toda respuesta, mi Hyung cerró la puerta refunfuñado.

-Este niño que saluda antes a los extraños que a su propio hermano.

Me solté de Onew Hyung y le miré hinchando las mejillas tanto como podía.

-¡Onew Hyung no es un extraño!-dije levemente enojado, pero todo enfado desapareció cuando noté la mano grande de Onew Hyung reposar en mi cabeza, acariciando mi oscuro cabello.

-Claro que no.-sonríe, aparta la mano y camino junto a mi Hyung hasta la sala donde todos mis libros están desparramados por el suelo.

-¿Hacías la tarea?-me pregunta dejando su mochila sobre el suelo y cogiendo uno de mis libros, Hyung chasquea la lengua.

-Que desorden, espero que luego lo recojas todo.

Le saco la lengua, ¿¡cómo podía comportarse así con su hermano pequeño!? Mi madre no se equivoca cuando dice que en lugar de diecinueve años parece que tiene trece.

-¿Quieres que revise tus deberes?-se ofrece Onew Hyung sentándose sobre el sofá, inmediatamente mi hermano gruñe.

-¡Jinki, tenemos cosas que hacer!

Él solo sonrió más ampliamente mostrando toda su hilera de dientes.

-Vamos, Taesung, no nos llevará demasiado tiempo corregir las cosas del pequeño.

Bajo la mirada con un ligero peso en mi pecho, yo era el pequeño.

-Mientras estaré en la cocina preparando algo.-contestó mi hermano saliendo de la habitación, tras un breve titubeo me dirigí al sofá y me senté al lado de Onew Hyung, tenía en sus manos mis deberes de lengua. Me quedé mirando su rostro, tenía una débil sonrisa mientras leía mi cuaderno, el pelo de la frente caía sobre sus ojos siempre brillantes, sin ser conciente quedé mirando sus labios.

-No tienes buena relación con las tildes, ¿verdad?-rió, parpadeé y asentí avergonzado, volví a mirarlo.

-¿Cómo ha ido el viaje en Italia?

-¡Muy bien! Aprendí muchas cosas y me he llevado muy buenos recuerdos, tengo en mente cantar una canción que aprendí en el festival de este año, es ópera pero espero hacer una presentación decente. Sería genial si vinieras a verme.-me miró deslumbrándome con su sonrisa, quedé en blanco unos segundos observándola hasta que reaccioné y desvié la mirada parpadeando, no tardé en notar un rubor cubrir mis mejillas.

-Oh…, eso, eso sería… genial.-farfullé rojo y nervioso, rió ligeramente y recé para que no fuese de mi tono granate.

A veces me da la sensación de que Onew Hyung conocía mis sentimientos, pero aquello carecía de sentido, si realmente lo sabía, ¿por qué seguía cuidándome y tratándome como a un niño pequeño? Estoy seguro que cualquier otro chico universitario que supiera que un crío les sigue se alejaría tanto como pudiese, pero él seguía aquí, a mi lado.

-¿Tienes fiebre? Estas demasiado rojo.-dijo y colocó una de sus manos en mi frente, pegué un respingo sintiendo mariposas nacer en mi estómago y aparté unos centímetros.

-No… no es eso.-dije muerto de vergüenza, pero daba igual lo que hiciese, seguía riéndose.

-Te he echado de menos.

Le miro sorprendido y creo que las manecillas del reloj se han paralizado, siento el tiempo correr a cámara lenta y el sonido de mis latidos inunda mis oídos.

Nuestros ojos se cruzan, me sumerjo en ellos.

Este momento es tan perfecto. Tan único. Tan especial.

Tan efímero.

Solo…

Di mi nombre.

-Taemin.-el aliento escapa de sus labios chocando de lleno en mi cara y estremeciendo mi alma, abro la boca.

Y tan repentino como llegó el momento se fue, giró el rostro bruscamente y se desplazó a la otra punta del sofá, mi pequeña burbuja se rompió y noté mis pulmones vacíos de aire.

-Traigo sándwiches, ¿te gusta el paté de pato?-seguía desconcertado por lo ocurrido segundos antes y la llegada de mi hermano con una bandeja sobre la que había refrescos y comida no me había sacado de mi trance.

-Taesung, tienes razón, teniendo tanta tarea debemos ponernos enseguida.-se levantó apresuradamente, él y mi hermano abandonaron la reconfortable sala para desaparecer por el pasillo, estaba quieto mirando a ningún punto en concreto y cuando me vi solo hundía la cara en uno de los cojines totalmente avergonzado… y decepcionado.

~

Cuando fui a dormir no pude evitar pasar antes por el dormitorio de Hyung, él seguía ahí con Onew Hyung y uno de los malos hábitos que había tomado por los años era espiar a Onew Hyung. Afortunadamente, Hyung tenía la costumbre de dejar la puerta entreabierta permitiéndome tener una breve visión del interior, Onew Hyung estaba sentado sobre la cama con las piernas cruzadas doblando algunos folletos, me sorprende no ver su constante sonrisa, la ha reemplazado una mueca seria.

Antes de meterme en la cama miré por la ventana de mi habitación, fuera nevaba y el paisaje era decorado por una capa pura y nívea, a pesar del frío decido abrir la ventana y saco una mano por ella con la palma hacia arriba, de forma que capturé varios copos que quedaron sobre mi mano.

La casa está en completo silenció, papá y mamá están de viaje y Hyung trabaja en silencio, hasta mí llega el sonido del cuco marcando el paso del tiempo.

Lo ocurrido con Onew Hyung me había dejado sorprendido y triste a la vez. Eran ya diez años en los que yo estaba enamorado de él, diez años deseando que el tiempo corriese para poder alcanzar su edad, pero nunca era suficiente; no importaba cuanto creciera, Onew Hyung también crecía dejando una constante distancia entre nosotros nunca rota.

¿Cómo un joven de diecinueve años con un futuro tan brillante podría enamorarse de un niño simple y tonto? No tenía sentido, aunque me doliera, ahora no podemos estar juntos.

Cierro la ventana temblando levemente por el frío y me tumbo sobre la cama echando las mantas sobre mi cabeza.

Aunque la diferencia de edad siempre se había interpuesto entre nosotros esperaba que llegase un momento en que ésta se esfumara, ¿cuantos años debía esperar? ¿Cinco? ¿Diez? ¿¡Cien!?

Porque Onew Hyung fue aquella persona que jugaba conmigo en el parque en jardín de infancia cuando nadie se acercaba a mí por mi aspecto de niña. Siempre quedará grabado en mi memoria como un niño grande llegó hasta mí cuando lloraba en el cubo de arena porque me habían robado las palas, tenía solo cinco años pero experimenté lo que era el amor a primera vista cuando Onew Hyung se puso a mi lado para cantarme una canción.

Desde entonces él se quedaba conmigo, a pesar de las críticas de sus compañeros por jugar con un crío, y así mi hermano y él se hicieron amigos, provocando en mí la envidia; mi hermano no tenía problemas para estar con él porque nacieron el mismo año.

Giré sobre la cama con los ojos abiertos. No me importaba si era un sueño condenado al fracaso, yo esperaría, no sabía cuanto, solo sabía que en el futuro sería capaz de decirle a Hyung todo lo que siento, solo tenía que esperarme. Con esa idea quedé dormido con sueños en los que aparecía su rostro sonriente.

~

Mamá y papá se sorprendieron mucho cuando me ofrecieron la beca para estudiar baile en América, Hyung sin embargo dijo que estaba seguro que tarde o temprano mi talento se daría a conocer.

Todos estuvieron encantados de la noticia, ¡estudiaría en el extranjero y podría hacer lo que más amaba, bailar! Todo el mundo me felicitó excepto una sola persona.

Hacía mi maleta con una losa sobre mi corazón, me costaba pensar que iba a marcharme aquella misma tarde sin despedirme de Onew Hyung, definitivamente no podía apresurar el tiempo, pero aún así quería verlo una vez más antes de partir.

Como papá y mamá estaban ocupados fue Hyung quien me llevó a la estación de trenes, aunque quince años fuera una edad demasiado corta para viajar solo, confiaban en mí, después quedaría a vivir en el Internado SM.

Me despido con un gran abrazo de Hyung, me sentía avergonzado de no poder contener las lágrimas pero lamentablemente tenía el taxi esperando y debía marcharse rápido, contemplo su espalda desaparecer antes de dar media vuelta para subir al vagón.

¿De verdad no vas a despedirte de mí?

-Realmente vas a irte.

Me giro asustado y la maleta cae de mi mano provocando un sonido seco, no le presto atención, mis ojos están demasiado ocupados contemplando la figura enfrente de mí.

-Onew Hyung.

-No me terminaba de creer que el pequeño Taeminnie se nos vaya a América a bailar. Taesung no me tomaba el pelo.

Da unos pasos, quedamos uno en frente del otro, trago saliva nervioso, de repente las palabras desaparecen de mi mente y no sé que decir.

-Supongo… que felicidades y hasta pronto.-sonríe-Es una pena que no vengas a oírme cantar.-ríe.

Tomó aire con esfuerzo tratando de sacar las palabras que han quedado atrancadas en mi garganta.

-O-Onew Hyung… yo…-tartamudeo, mi nerviosismo es palpable, sonríe y coloca una mano sobre mi cabeza.

-No digas nada.-dice, y me pregunto cuan ridículo nos hemos de ver.-Sube ya, o lo perderás.

Por favor, espera por mí.

-Hyung.

Sacando valor de algún lugar recóndito de mi cuerpo me pongo de puntillas y rozo sus labios con los míos, una ligera presión apenas unos segundos, suficiente para enviar descargas eléctricas por todo mi cuerpo.

Seré adulto pronto.

Me separo rojo de la vergüenza, no soy capaz de mirarlo a la cara y cojo la maleta atropelladamente, me inclino en señal de despedida, aún sin mirarlo, y me dispongo a subir al tren.

-¡Cuando vuelvas cantaré Nessu Dorma solo para ti!

Temesoro, me giro para mirarlo a la cara: sonríe como siempre, sonríe como nunca.

Solo di mi nombre.

-Adiós. Taemin.- ¿es mi imaginación o sus ojos brillan más que de costumbre?

¿Recordarás mi nombre cuando vuelva?

-Adiós, Hyung.

Copos de nieve caen sobre nosotros.

~

Bajo del tres y miro a mi alrededor, el lugar no ha cambiado en absoluto, incluso parece que las personas que hoy me reciben son las mismas que me despidieron tres años antes.

Bajo las gafas de sol para ver mejor el horario de autobuses, el cristal arranca reflejos de mi rojo pelo, estoy cansado del viaje y quiero volver cuanto antes a casa, pero…

¿Podría ir antes al auditorio?

Recibo mensajes de mi familia para que me apresure a llegar a casa, pero ahora camino por los anchos pasillos del Shinee Auditórium y no pensaba volver hasta cumplir mi meta.

Llego a los jardines traseros y me dejo guiar por simples impulsos, temo no encontrarlo pero todas mis dudas se disipan cuando veo una cabellera castaña sentada en un banco.

Cierro los ojos con fuerza y lanzo un hechizo.

Me acerco a él hasta quedar lo suficiente cerca para que levante la mirada.

No tenemos que esperar más.

Contemplo la sorpresa reflejada en su rostro y se levanta con torpeza, como de costumbre.

¿Te acuerdas de mí?

-Onew Hyung.

¿Recuerdas mi nombre?

-Taemin.

Sonrío y cierro los ojos cuando noto sus labios dar presión sobre los míos, dándome una bienvenida de la misma forma que me despedí de él en el pasado, el constante tic tac de mi cabeza queda en silencio.

Tú y yo, no más tiempo que esperar.

Wina
Wina

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

You & I Empty Re: You & I

Mensaje por Bithae el Dom Dic 11, 2011 1:26 pm

aparto
Bithae
Bithae

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

You & I Empty Re: You & I

Mensaje por Mireille04 el Dom Dic 11, 2011 2:13 pm

Aparto
Mireille04
Mireille04

Femenino

I ♥ Taemin
Mensajes 57

Volver arriba Ir abajo

You & I Empty Re: You & I

Mensaje por Nina_Lee el Jue Dic 15, 2011 12:07 pm

me gusto!
fue muy lindo que despues de tanto tiempo se hallan reunido para estar juntos :D

cuidate bye bye
Nina_Lee
Nina_Lee

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

You & I Empty Re: You & I

Mensaje por jong_key_min el Vie Ene 04, 2013 2:11 am

Wow!! El fic fue muy lindo, escribes muy bonito!!!!
Me gusto en verdad!!!
Amo el OnTae =)
jong_key_min
jong_key_min

Femenino

I ♥ Key
Mensajes 135

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.